e-planning ad    

(22/Ag/16) Para Ricardo Nasello (pequeño productor rural que posee 50 hectáreas), si no se lo hace proporcionalmente, es decir, de acuerdo con sus posibilidades económicas, se «estaría yendo a un desfinanciamiento de los pequeños y medianos productores y a la concentración de la tierra». Brindó detalles de por qué hay que hacerlo segmentadamente. Apoya la propuesta alternativa de OpV en la conformación del fondo contra la tucura. «Si no se lo segmenta, van a terminar desfinanciando a los pequeños y medianos productores. Los más grandes deben pagar más que los más chicos”, dijo.

En efecto, el productor y ex concejal del eseverrismo Ricardo Nasello defendió enfáticamente el proyecto alternativo del bloque del HCD Olavarría para la Victoria sobre el combate a la tucura. Nasello quiere que la recaudación para constituir un fondo para combatirlo sea segmentado según el poder económico del productor o la cantidad de hectáreas que posee; en cambio, el proyecto oficial no hace esa distinción y establece un pago similar para todos por igual.

Concretamente, mientras el Departamento Ejecutivo propone conformar un fondo en ocho meses en el que los productores abonen 28 pesos por hectárea, Nasello opina que si no se lo segmenta por patrimonio y consecuentemente capacidad productiva, se podría caer en una injusticia, por lo cual propone que se lo haga de acuerdo con las hectáreas que posee, comenzando con «3 pesos para los más chicos y de ahí hacia arriba, estableciendo 42 pesos por hectárea para los más grandes».

Antes, la lucha contra la tucura se la hacía a través de fondos que enviaba la Nación y la Provincia y luego se les cobraba a los productores. Se sabe, como dijo Ricardo Nasello, que «no se la puede exterminar de una sola vez porque eso provocaría un fuerte daño ambiental, por lo tanto se monitorean los lugares específicos en los que se da la plaga y allí se la combate en virtud de un fondo que es solidario por este motivo, esto es, se recauda en general para destinarlo para los afectados».

Indicadores empíricos

«Mientras el Ejecutivo propone que todos paguen 28 pesos por hectárea durante ocho meses, nosotros queremos amortiguar ese impacto económico en los pequeños y medianos productores con una escala de acuerdo con la cantidad de hectáreas que poseen. Es decir, empiezan pagando 3 pesos por hectárea y por el mismo tiempo, y se termina en 42 pesos para los de mayor patrimonio», explicó Nasello a EL POPULAR Medios.

Para el ex concejal y productor, «se trata de defender a los pequeños y medianos productores». Nasello conoce del tema porque fue, según dijo, «representante municipal en la lucha contra plagas y malezas». Por lo tanto, explicó, «se hace el control y, como no se puede hacer un exterminio por el impacto ambiental, aunque también por el costo, se hace un monitoreo en los lugares más afectados y se determina dónde actuar de acuerdo con los lugares de mayor gravedad. Pero, el impacto económico varía de acuerdo con las posibilidades económicas que tiene cada uno, es decir, a la cantidad de hectáreas que posee. En este caso se empieza por 3 pesos por los más chicos y se termina con 42 pesos para los más grandes. De esta manera, el impacto es más justo porque está basado en una proporcionalidad. Producir para un chico es siempre más caro que para un latifundista por la proporción de su patrimonio. Por lo tanto, la capacidad de pago que tiene cada uno es diferente. Si no se atiende eso, los pequeños y medianos productores terminan fundiéndose y eso favorece la concentración de la tierra», explicó Ricardo Nasello.

Según sus números, «campos grandes, es decir, de más de 1.000 hectáreas, habría un poco más de 500», tras lo cual, y luego de un análisis que hizo, sostuvo que «en Olavarría, el partido tiene apenas un 28 por ciento agrícola y ni siquiera está todo junto. El resto es de cría, por lo cual la recaudación es más demorada porque depende de la cría del ternero. Otro dato -agregó- es que tenemos uno de los climas más fríos y, por lo tanto, no adaptable a la agricultura, y por ese mismo motivo no tenemos aquí lugares de venta de maquinarias agrícolas, pero sí concentramos a los consignatarios de hacienda».

Con estos indicadores empíricos, Nasello graficó claramente las características de la explotación agropecuaria local. Y dio otros ejemplos: «Una persona que tiene 100 hectáreas podría producir unos 70 terneros y eso representa una ganancia neta de unos 120.000 pesos anuales, es decir, unos 10.000 por mes, inferior a cualquier otro ingreso. Por eso mismo, debemos segmentar el cobro de este fondo porque va a terminar desfinanciando a los más chicos», concluyó Nasello. (Fuente: Diario EL POPULAR).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.