e-planning ad    

(3/Sep/16) La vuelta del cereal en la zona norte del país pone a prueba la habilidad de los productores a la hora de elegir el adecuado paquete tecnológico. Tres productores de la región develan los secretos de su éxito en la última campaña.

Las dificultades que ofrece el norte argentino para el cultivo de maíz son muchas y variadas. Desde los problemas de malezas hasta las incesantes plagas que azotan a la región, para el productor agropecuario significa todo un reto encarar año a año una campaña. De ahí que la elección del híbrido a sembrar y el paquete tecnológico que lo acompaña resultan decisiones clave.

Néstor Quesada había probado el AX 7822 HCL de Nidera con éxito en campos que tiene en el centro de Córdoba y decidió trasladar la experiencia a otros que posee en Santiago del Estero, cerca de la localidad salteña de Rosario de la Frontera. “Para nosotros fue un desafío llevar estos híbridos templados al Norte, pero nos decidimos porque hacía dos años que veníamos sufriendo una guerra contra las malezas”, explica el productor.

También en Santiago del Estero se encuentran las 22 mil hectáreas de Martín Hermanos S.A., más específicamente en la localidad de Coronel Manuel Rico, al oeste de la provincia y lindante con Chaco. De las 5 mil hectáreas destinadas al maíz, el 20 por ciento fue sembrado con el AX 7822 y los resultados fueron más que satisfactorios. “El rinde está más o menos en 75 quintales,  aunque todavía no tenemos el número fino. Y este año estamos por encima de lo normal, porque el promedio en la zona es entre 65 y 70” apunta Sebastián Coriale, el ingeniero agrónomo de la empresa.

Otro productor que probó suerte con el AX 7822 Víptera 2 es Enrique Bunge, que luego de que el año pasado se rompiera la resistencia a malezas en los lotes que posee en la localidad santiagueña de Iscayacu (en el límite con la provincia de Tucumán), decidió realizar para esta campaña un muestreo con distintos eventos, incluido el híbrido de Nidera. “El resultado fue muy bueno. Sembramos 118 hectáreas y tuvimos un rendimiento de 9665 kilos, que para la zona nuestra es muy bueno”, asegura.

Enrique Bunge.
Enrique Bunge.

Hace más de diez años que Bunge siembra maíz en la región con un manejo que hasta el momento siempre le ha funcionado: dos fertilizaciones (una al momento de la siembra con fosfato diamónico y otra nitrogenada en sexta hoja), una mezcla de atrazina con acetoclor a la hora de administrar herbicidas, y dos o tres aplicaciones de insecticidas según se desarrolle la campaña. Es este último punto el que más le llamó la atención al productor norteño, ya que los lotes sembrados con AX 7822 Víptera 2 no necesitaron el empleo de ningún tipo de insecticida y significó un importante ahorro de dinero. “El híbrido de Nidera se comportó mucho mejor ante el ataque de gusano cogollero, que fue muy complicado este año”, remarca el empresario.

El ingeniero Sebastían Coriale coincide y asegura que el comportamiento del AX 7822 Víptera 2 respecto de la presión de plagas fue eficaz, principalmente con el gusano cogollero. “Ahí se notó una diferencia en relación a otros materiales. Estaban menos atacados e inclusive tuvieron una fumigación menos que el resto”, señala el agrónomo.

En los campos pertenecientes a Bunge la aplicación de herbicidas se rige por la historia de malezas de cada lote (generalmente se registra parietaria y tricloris). Pero una ventaja que se encontró con el AX 7822 es que el enmalezamiento de los lotes después de cosechado es mucho menor.

“Es por una cuestión de luz”, explica. “Son plantas muy grandes y con buena sombra, por lo cual las malezas se desarrollan menos o no se desarrollan por la falta de luz”, agrega el productor, que encontró en este nuevo aporte del híbrido otro significativo ahorro de dinero al reducir la aplicación de herbicidas para el barbecho de la próxima campaña.

Otro aspecto para destacar del AX 7822 es el alto grado de adaptación a las distintas regiones garantizando una alta performance y un notable rendimiento en cada una de ellas. “Se adecua a altas temperaturas y el comportamiento ha sido muy bueno. En febrero y marzo hemos tenido mucho calor y sin embargo obtuvimos muy buena respuesta”, señala Quesada.

Pero el AX 7822 quiere seguir aportando soluciones a los productores, y por eso Nidera junto con BASF acaba de lanzar al mercado un nuevo paquete tecnológico que promete convertirse en uno de los grandes aportes del año a la producción. El AX 7822 CL VT3Pro + OnDuty Plus amalgama genética de alto rendimiento con la posibilidad de combatir las malezas más difíciles.

OnDuty® Plus es un herbicida de presiembra para maíces que incorpora la innovadora molécula Kixor al reconocido sistema de producción Clearfield de BASF. La combinación en los modos de acción de las moléculas disminuye los riesgos de resistencia a las malezas y otorga un amplio espectro de control.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.