e-planning ad    

(25/Sep/16) En los sistemas ganaderos de la región pampeana es posible producir entre 300 y 500 kilos de carne por hectárea si se aprovecha eficientemente el pasto de primavera. Técnicos de INTA Balcarce tratarán éste y otras temas en la Jornada Pasturas 2016 en la EEA Balcarce, el 29 y 30 de septiembre. Por: Gloria Kaspar y Jorge Alejandro Barreto.
La primavera es la estación del año donde las pasturas producen la mayor cantidad de forraje a lo largo de todo su ciclo de crecimiento. Y es clave en los sistemas de producción poder aprovecharlo eficientemente. Según Jorge Castaño, de INTA Balcarce, muchas veces sucede que ese pasto no es aprovechado de la mejor manera y “en los sistemas ganaderos de nuestra región es posible producir entre 300 y 500 kilos de carne por hectárea, sólo en la primavera, si se aprovecha eficientemente el pasto de dicha estación”.

Forraje apetecible para el ganado
Para que las pasturas estén verdes, con muchas hojas y que el forraje sea de calidad, desde la Unidad Integrada Balcarce (INTA Balcarce – Facultad de Ciencias Agrarias) recomiendan 3 reglas de manejo sencillas y prácticas. “La primera es que cuando está por comenzar la primavera, agosto para el sudeste, se debe hacer un pastoreo intenso, con alta carga animal y corta duración” explicó Castaño. Y apunta que este pastoreo fuerte va a evitar o disminuir que se produzcan tantas cañas en la primavera. “Como es una buena época de temperatura y de humedad lo que rebrotarán serán hojas verdes de calidad, que el animal va a aprovechar muy eficientemente” agrega el profesional.
En este sentido, otra regla de manejo importante es la velocidad con la que los animales vuelven a pastorear esa pastura luego de haber realizado el primer pastoreo intenso. “Es lo que nosotros llamamos velocidad de rotación o tiempo entre pastoreos” detalla Castaño. “Y debe anticiparse a que se inicie la muerte de las hojas formadas entre pastoreos”. Y comenta que el productor se dará cuenta de esta situación ya que las hojas empezarán a morirse o a secarse desde la punta de la hoja hacia la vaina.
Asimismo Castaño aclara que si dejamos transcurrir el tiempo la hoja se va a morir, pierde calidad y hemos gastado agua, luz y nutrientes para producir ese material que no es aprovechado. ¿Qué debemos hacer para que ese forraje no se nos pase?. “Entrar a comerlo cuando se acumulan entre 15 y 20 centímetros, no esperar a que se acumule más forraje porque inevitablemente ese forraje se pasará, perderá calidad y es de poco aprovechamiento por parte del animal”.
Por último, la tercera regla importante es el forraje remanente post pastoreo, “habría que dejar más o menos 1.000 kilos de materia seca por hectárea donde haya al menos un 50% de hojas verdes. Ese 50% va a servir para tomar la radiación del sol, fabricar azúcares y rápidamente re iniciar el rebrote de las pasturas” explica el profesional. Y concluye que poniendo en práctica estas 3 reglas la pastura se volverá cespitosa, densa, cubrirá muy bien el suelo e impedirá que entren las malezas.

“El negocio del pasto: sustentabilidad y productividad”
Este tipo de reglas de manejo y otras más sobre implantación de las pasturas, fertilización estratégica con resultados físicos y económicos, y otros temas serán presentados en la Jornada Pasturas 2016 en la EEA Balcarce los días 29 y 30 de septiembre de 2016.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.