e-planning ad    

(8/Nov/16) Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) lamentó que el Congreso no haya sancionado este año una nueva normativa que regule la actividad de la comercialización de semillas y advirtió que la próxima cosecha de soja «será un caos».

Este 2016 se va sin debate, tratamiento, ni sanción de una nueva Ley de Semillas que supere a la vigente, a pesar de que el Gobierno había enviado su propio proyecto. «Para los productores que ya han comenzado la siembra de soja correspondiente a la campaña 2016-2017, el comercio de granos será un verdaderos caos dentro de un contexto de cosecha que podría llegar a ser récord en cuanto a producción», señaló la entidad por medio de un comunicado.

Agregó que «sin ley superadora y fundamentalmente sin que algunas de las partes involucradas estén dispuestas a ceder y negociar en pos de alcanzar un mercado transparente y competitivo de semillas que permita la innovación tecnológica, los productores agropecuarios seguirán en esta nueva campaña encerrados dentro del cuestionado sistema Bolsatech que vulnera los usos y las costumbres tradicionales de la comercialización de granos».

«Durante este año se perdió la gran oportunidad de sentar las bases para que productores, la industria semillera y el Estado Nacional diseñen y aprueben un marco legal y de fiscalización moderno que permita incrementar de forma sustentable un mercado competitivo y transparente de semillas, la investigación, el desarrollo, la inversión y el empleo», sostuvo CRA.

También dijo: «Se va el 2016, se va sin una nueva Ley de Semillas. La discusión de la semilla volverá enturbiar el comercio de granos afectando tanto a los usuarios como a los no usuarios de la tecnología. Un verdadero caos».

Federación Agraria Argentina: críticas

La Federación Agraria Argentina (FAA), por su parte, difundió a su vez un extenso comunicado en el que condena el no tratamiento de una nueva Ley de Semillas, que dice lo siguiente:

«La ley 20247 vigente en materia de semillas es una excelente norma que ha iluminado el camino en gran parte del mundo agrícola, pero la fuerza del interés económico de las transnacionales de los transgénicos la ha hecho tambalear. Fue Monsanto y su largo brazo de complicidades quien le impuso al Estado el problema y su solución», manifestó.

Añadió que «la Resolución 207/16 del Instituto Nacional de Semillas (INASE), con sus magros seis artículos, es el acta de claudicación de la Nación Argentina a estas imposiciones. En mérito a ella, desde el sector privado, se elaboró un manual de procedimientos de dieciocho páginas que reglamenta esos seis artículos y que determina el funcionamiento de Bolsatech, un sistema que vulnera toda soberanía sobre el poder de policía del Estado y somete a la producción de soja a un intrincado y dudoso mecanismo de chequeo que pagamos todos los productores», se quejó FAA.

Expresó que se agrega «otro costo más en beneficio de un solo particular y que le da la excusa a la empresa a perseguir productores quienes hoy reciben una catarata de facturas infundadas y de cartas documentos abusivas. Y es ese particular el que se ve beneficiado con la mora que tuvo el Poder Ejecutivo de elevar su proyecto de modificación de la Ley de Semillas al Congreso Nacional», definió.

Consideró que la prórroga «benefició, también, por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, organismo que depende del ministro Francisco Cabrera, quien desde 2014 tiene en evaluación la denuncia por abuso de posición dominante que realizó la Federación Agraria Argentina y que suscribieron varias entidades». Fuente: CRA/Terra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.