e-planning ad    

(21/Nov/16) La provincia fue muy castigada por las inundaciones y también por una pedrada registrada en la última semana en una zona muy importante del centro provincial. Las inundaciones de abril en Santa Fe dejaron a muchos productores de este distrito «fuera del sistema» económico y productivo, debido a la desaparición de unas 100 mil vacas lecheras por ahogamiento, falta de alimento o por ser destinadas a faena.

Así lo indicó a DyN el presidente de la Mesa Provincial de Lechería de Santa Fe, Marcelo Aimaro, quien manifestó que los productores lecheros santafesinos necesitan recomponer su situación a través de las ventas y el precio lácteo, pese a que en promedio perciben valores de 4,40 pesos por litro.

«La provincia fue muy castigada por las inundaciones y también por una pedrada registrada en la última semana en una zona muy importante del centro provincial: el productor que tuvo el campo bajo agua, se ha ido del sistema y no hay forma de salvarlo», acotó.

Refirió que una crítica situación productiva y económica aún se registra en zonas próximas a la ruta 34 al oeste santafesino, y también en campos de los departamentos de Las Colonias, Castellanos y San Cristóbal, entre otros que se vieron seriamente afectados por anegamiento.

Para el caso de la necesidad de mantener los rodeos, Aimaro reconoció que muchos establecimientos lograron, una vez que bajaron las aguas, recomponer pasturas durante el invierno y también sembrar maíz para alimentar la hacienda. «Los productores en Santa Fe la están peleando como pueden», aseguró.

Consultado sobre la mortandad de animales tras el fuerte período de lluvias, el titular de la Mesa Lechera santafesina indicó que «hubo mucha muerte de animales y también mucha venta de vacas a frigoríficos: tras las inundaciones, deben haber unas 100.000 vacas menos».

«El productor necesitaba la plata, y lamentablemente tuvo que optar por mandarlas a frigorífico. Su efecto se verá dentro de unos años, ya que éstas son las fábricas de terneros, que hoy ya no están», dijo el especialista.

Precios en alza

En otro orden, en la segunda licitación del mes de noviembre de Fonterra, los precios de los lácteos continuaron con tendencia alcista en los mercados internacionales. Así, el índice de precios promedio ascendió un 4,5% respecto al evento anterior, alcanzando los U$S 3.519 por tonelada.

Según se explicó, todos los productos comercializados aumentaron su cotización, destacándose el suero de manteca en polvo y el queso cheddar, con porcentajes superiores al 10%. Específicamente, la leche en polvo descremada cotizó a U$S 2.562 y la lecheen polvo entera a U$S 3.423, lo que representa buenas noticias para la industria local, ya que son los productos que más se exportan.

Al observar la tendencia de precios durante los últimos 12 meses se advierte un importante aumento de precios, del 59% para la leche en polvo entera, y 38% para la descremada. Sin embargo, al observar los datos de los últimos 5 años, es evidente que el nivel de precios actual se encuentra muy lejano a los máximos de 2013.

La inversión del campo

El ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, aseguró que el campo invirtió este año 50.000 millones de dólares, producto de las políticas implementadas por el gobierno nacional.

En el marco de la asunción del nuevo presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, Buryaile agregó que el gobierno tiene «cifradas esperanzas de que lo que hemos producido y enterrado este año, en 2017 va a demostrar con creces que no estuvimos equivocados».

«El presidente de la Nación, Mauricio Macri, ha decidido que el motor de la economía es el sector agropecuario y mucho tenemos que agradecerle (a dicho sector) como sociedad al aporte que han hecho en momentos en que la inversión es el eje de la política económica: más de 50.000 millones de dólares puso el campo en juego este año respondiendo a los incentivos y la confianza que ha dado el gobierno», indicó Buryaile.

El ministro, que tomó la palabra luego de que el flamante presidente de la entidad agropecuaria diera su discurso en un salón colmado del microcentro porteño, remarcó: «Este año no fue fácil porque estuvo signado por los cambios políticos y de enfoque hacia el sector rural» y agregó que el cambio en la política hacia el agro «está apoyado sobre cuatro patas fundamentales: el diálogo, la transparencia, la apertura del mercado y la libertad de trabajo, cosa que no estaba en la Argentina hace muy poco tiempo».

«Tenemos cifradas esperanzas de que lo que hemos producido y enterrado este año, en 2017 va a demostrar con creces que no estuvimos equivocados, más allá de algunas críticas que puedan provenir de algunos sectores», agregó el formoseño. Fuente: CRA/AgriTotal.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.