e-planning ad    

(21/Nov/1) El alza del inmobiliario rural disparó críticas de productores en Córdoba y Buenos Aires, por lo que se temen un «efecto cascada» en otros gravámenes. Además de estar molestos porque el gobierno nacional no cumplió la promesa de aplicar este año otra rebaja de las retenciones a la soja, que debían disminuir del 30 al 25%, en Buenos Aires y en Córdoba los productores también están preocupados por la mayor carga impositiva que se viene para 2017 en esas provincias.

En el caso de Buenos Aires, el presupuesto del próximo año prevé un aumento del 38% en las valuaciones fiscales de los campos. El impuesto inmobiliario rural, por el que este año se recaudaron $ 3059 millones, en 2017 generará ingresos para la provincia por $ 4.269 millones, según un relevamiento de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) sobre la base de datos oficiales.

Los dirigentes de esa entidad están disconformes porque al ser una valuación tendrá impacto en otros tributos que no son provinciales, como Bienes Personales y tasas de justicia. «Habrá un efecto cascada» señaló a LA NACION Alfredo Rodes, director ejecutivo de Carbap. Rodes no ve mal un aumento que acompañe a la inflación y que evite un desfinanciamiento de la provincia, pero cree que antes que un revalúo debería aplicarse una modificación de alícuota. De esa forma no se daría el «efecto cascada» en otros tributos.

El inmobiliario rural representa en el presupuesto provincial un 2,13% de los $ 200.433 millones de recursos estimados (sin contar los nacionales). En el caso de Ingresos Brutos, hoy su recaudación asciende a $ 114.041 millones y el gobierno bonaerense apunta a obtener en 2017 $ 144.885 millones, un 27% más.

La suba se explicaría porque los precios de los bienes que se transan son mayores y algunas alícuotas fueron modificadas. Según Rodes, aunque no es sencillo establecer cuánto del total de la recaudación por Ingresos Brutos viene del agro, se estima que su participación no es inferior al 30%.

En el caso del impuesto a los sellos, según Carbap habrá un salto del 50%. Además, el gobierno provincial mantendrá la vigencia del impuesto inmobiliario complementario (representa unos $ 560 millones), tributo establecido en 2012 y que los ruralistas quieren ver eliminado. Sigue el denominado impuesto a la transmisión gratuita de bienes, que también suscita reparos en el sector.

«Estamos preocupados por la enorme presión impositiva que tenemos. Tuvimos una mala señal con la no rebaja de retenciones, y ésta es otra», dijo Matías de Velazco, presidente de Carbap. El dirigente mostró su malestar también porque, luego de años de un beneficio otorgado en el marco de una ley, no está contemplada una exención del 70% en el impuesto inmobiliario rural para doce partidos del sudoeste bonaerense.

La entidad mantuvo reuniones con legisladores de diversos bloques en la Legislatura provincial. Además, estuvo con funcionarios de Economía de la provincia. Allí, un funcionario les dijo que debían agradecer que la suba en el inmobiliario rural no fuera del doble.

Hace unos días estuvieron con el vicegobernador Daniel Salvador y durante el encuentro plantearon que el gobierno tiene una «falta de muñeca política» para temas del sector. Por ejemplo, pese a los casos de inseguridad rural, no pudieron verse con el ministro del área, Cristian Ritondo. «Queremos que se abran las puertas del gobierno en la provincia; hay un excesivo peso de lo técnico en relación con lo político», dijo. Esta semana, Velazco espera ver a Leonardo Sarquís, ministro de Agroindustria bonaerense.

En Córdoba, el inmobiliario rural aumentaría entre un 35 y un 40%. Según Juan Manuel Garzón, economista del Ieral, de la Fundación Mediterránea, el gobierno de Juan Schiaretti recaudaría entre 600 y 700 millones de pesos adicionales el próximo año.

Esta avanzada desató la ira de la Mesa de Enlace provincial, que salió a oponerse al incremento. Por su parte, Schiaretti cruzó a las entidades del sector y dijo que la provincia tiene menor carga tributaria que otras. «El año que viene, Córdoba seguirá teniendo los impuestos más baratos para el campo respecto de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos, y también el valor de nuestros campos son inferiores en la tasación fiscal respecto de las tierras de esas provincias», expresó.

Los números del aumento impositivo

1.200: millones de pesos. Aumentaría la recaudación del inmobiliario rural en Buenos Aires. Los productores rechazan que haya un aumento por valuación y piden una modificación de alícuotas

600: millones de pesos. Sería la recaudación adicional en Córdoba con la suba del inmobiliario rural. Este año se obtendrían $ 1.800 millones por este tributo, según la Fundación Mediterránea. Fuente: CRA/La Nación.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.