e-planning ad    

(7/Dic/16) “Están haciendo un desastre, no se puede creer la voracidad de cómo picotean”. Así lo aseguró a NORTE Rural un productor de la zona de Gancedo al referirse a los ataques de las palomas a los sembradíos de girasol, que se suman a lo que le ocurrió a un chacarero de Coronel Du Graty. “Acá hay palomas, pero no han tocado los lotes, es por la variedad, que deja caer la cara de la torta y eso impide que la coman”, agregó por su parte Denis Kissiel, productor que tiene un lote en San Bernardo.
“Aquí en la zona de La Clotilde la llevamos demasiado bien, pero mucho también depende de la variedad de girasol sembrada que en nuestro caso fueron Dk 4045 y 4065 y este año no tuvimos problema”, le dijo a este diario el productor Carlos Polischuk, pero recordó que en la campaña anterior, en la zona de La Montenegrina, “lamentablemente tuvimos una pérdida muy importante causada por el daño de las palomas”. Estos son algunos de los reportes recibidos por NORTE Rural de diferentes puntos de la provincia sobre el ataque de las palomas y la resistencia que ofrecen algunos lotes sembrados con alguna variedad diferente.
Los lotes tempranos
Productores agrícolas de la zona de Villa Ángela y de Du Graty expresaron su preocupación por los ataques de palomas a lotes de girasol que están a punto de ser cosechados. “Hay una franja de lotes sembrados tempranamente, y que están bastante bien a punto de finalizar su ciclo para pasar la máquina, pero las palomas comenzaron después de la lluvia atacarlos”, dijo el productor Daniel Ktazuk, arrendatario de un campo cerca de Villa Ángela. Los ataques vuelven a darse en esta época del año y preocupan a los productores dado que el girasol es la esperanza de recibir dinero fresco para el pago de deudas y se da también en una época especial como es el fin de año.
El productor Luis Ganz, de Hermoso Campo, le dijo a este diario que en un momento temió por un lote de girasol en la zona rural de esa localidad y ponderó que en mejores condiciones están los campos sembrados en zona de Gancedo.
En tanto, Martín Koszubick de la zona norte de Corzuela tiene un lote temprano listo para cosechar la semana que viene: “Estamos atentos, salimos a espantar las palomas, pero una vez que haya piso vamos a meter la máquina”, señaló. El girasol temprano “tiene este problema, y estamos a fin de ciclo de estos lotes, así que tendremos que andar con escopeta en mano, pero hacemos disparos, y se levantan pero vuelven al rato a comer las tortas”, señaló.
La mejor campaña girasolera
Esta es la mejor campaña girasolera de la historia del cultivo en el Chaco. La provincia implantó 449.945 hectáreas de la oleaginosa, superando de esto modo a lo que fue la campaña 2012/2013 cuando se implantaron 446.950 hectáreas, es decir que la actual es la más importante de las últimas veintitrés campañas, desde la 1994/1995. Los productores chaqueños se animaron a apostar por la siembra de girasol, en momentos en que todo hace prever que será una campaña que marcará un récord, con casi 500.000 hectáreas implantadas.
Medidas para mitigar el impacto
A raíz de un trabajo de investigación encarado por la Asociación Argentina de Girasol (Asagir) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), con el apoyo de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación (Minagri), se recomienda, como una importante medida de prevención, “acortar el período de exposición del cultivo a las palomas mediante una cosecha anticipada” y se aclara que con 16% de humedad el girasol está en condiciones de ser cosechado. También se plantea que, en los casos que el ambiente lo permita, se puede desecar químicamente el cultivo con productos aprobados.
El uso de defoliantes químicos constituye una alternativa de manejo que acorta el secado del cultivo de 18 a 22 días, reduciendo el tiempo de exposición del grano a la paloma y contribuye a homogeneizar el nivel de humedad del cultivo antes de entrar a la trilla, aumentando la eficiencia de la cosecha. Estos productos se deben aplicar cuando el cultivo se encuentra en estado de madurez fisiológica, es decir, cuando el capítulo vira a un color marrón claro o la humedad está en 28% (recordar que la planta completa la carga de sólidos al grano cuando estos tienen 34% de humedad). Fuente: CRA/Diario Norte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.