e-planning ad    

(17/Dic/16) En algunos distritos, sólo llovió el 25 por ciento de lo normal para esta época del año. Por el clima adverso, la siembra de soja y maíz está paralizada. Sólo lluvias “considerables” podrían traer alivio. Fuente: DIB.
El déficit hídrico en distritos del centro y sur bonaerense preocupa a productores rurales, quienes ya lamentan fuertes caídas en los rindes de trigo y un atraso en la siembra de soja y maíz. A su vez, la escasa humedad, sumada a las altas temperaturas y los fuertes vientos predisponen al peligro de incendios y suman un dolor de cabeza extra.
Son varios los distritos donde las lluvias de los últimos dos meses se ubicaron por debajo de los 35 milímetros (mm), justamente cuando los cultivos de fina transitan su etapa final y definen su rinde y calidad. Es más, de acuerdo con la consultora de Climatología Aplicada (CCA), en algunas regiones llovió sólo el 25 por ciento de esperado según la media para esta época del año.
«Estamos muy preocupados, sobre todo por la región del sudoeste bonaerense, donde varios productores debieron adelantar la cosecha de fina, mientras que está parada la siembra de soja» dijo el presidente de Carbap, Matías de Velazco.
En total, en los campos trigueros del sudoeste bonaerense se esperaba un rendimiento medio de 2.500 kilos por hectárea. Y si bien De Velazco no se animó a estimar números en cuanto a pérdida de rindes, desde la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca sostuvieron que en algunas regiones podría caer entre el 10 y 15 por ciento.
«Los productores se encuentran a la espera de lluvias urgentes que traigan algo de alivio para el estrés hídrico que atraviesan los cultivos, si no segu ramente habrá caídas importantes en los rindes», dijo a esta agencia el especialista de la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, Iván Ullmann.
Los ruralistas esperan expectantes las precipitaciones anunciadas para el domingo y la semana que viene, pero
coinciden en que deben caer lluvias «considerables» para traer alivio. «Somos conscientes que deben llover al menos 40 mm para que el panorama cambie un poco en los campos», dijo el presidente interino de la Sociedad Rural de Bolívar, Fernando Criado. Y en ese sentido, añadió: «La última lluvia fue hace 15 días y sólo fueron 10 mm».
Entre los distritos más complicados por la sequía se encuentran hoy Tres Arroyos, San Cayetano, Azul, Bolívar, Tandil, Chivilcoy, Balcarce, Necochea y algunas zonas de Coronel Dorrego. No obstante, la realidad hídrica varía de manera notable pese a los escasos kilómetros que separan un distrito de otro.
Basta con poner como ejemplo el caso de Bolívar, con gran déficit hídrico, que se ubica a sólo 85 kilómetros de Pehuajó, uno de los distritos perjudicados por las inundaciones en los últimos meses. De acuerdo con la consultora de Climatología Aplicada (CCA), en Tres Arroyos, la media de lluvias entre un 1 de noviembre y mediados de diciembre es de 120 mm, pero en ese periodo este año sólo cayeron 30,5 mm. Lo mismo sucede en Tandil, donde llovieron 31 mm, cuando la media es de 135 mm. Y en Azul, donde llovieron 42 mm cuando lo normal es 140 mm.
Peligro de incendios. A la falta de húmedad en los campos, a los productores se les suma una preocupación extra, debido a que el déficit hídrico, las altas temperaturas y los fuertes vientos predisponen al peligro de incendios. Luego del incendio en Villarino, donde ardieron 45 mil hectáreas de monte y pasturas, en Tres Arroyos, al menos cinco establecimientos rurales fueron afectados por el fuego, mientras que también se registraron varios incendios en la zona rural de Chivilcoy.
«Estamos pidiendo que los productores detengan la cosecha mientras persista este panorama. La chispa de una maquinaria o del escape de un tractor pueden provocar el fuego, que se propaga fácilmente por la sequía y los vientos» explicó el presidente de la Rural de Tres Arroyos, Eugenio Simonetti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.