e-planning ad    

(26/Dic/16) Las precipitaciones llegaron a tiempo para ambos cultivos y cambiaron la tendencia alcista. Mientras tanto, en Brasil no hay sobresaltos.

El clima sudamericano domina la escena, incluso superando la presión de la demanda. Hasta la semana pasada la falta de lluvias en la Argentina empujaba la soja a la suba. Pero las lluvias de los últimos días removieron todo el premio climático.

La falta de humedad que se venía dando preocupaba a los productores, por un lado por las sojas que venían en desarrollo, pero por el otro por el atraso en la siembra de soja de segunda. Las lluvias que arribaron permitieron subsanar la situación de las primeras, pero el atraso en la fecha de siembra de segunda genera la duda del impacto en rindes de implantar en una fecha tan tardía. No son pocos los comentarios que apuntan a pasar el área a maíz tardío. Sin embargo no es sencillo a esta altura conseguir semillas.

Pero quizás la baja de estas semanas implique remover demasiado rápido el premio climático de los precios. Recordemos que el mes clave es enero y que los pronósticos de mediano plazo son secos.

Por el lado de Brasil la campaña viene sin sobresaltos. Esto hace pensar que la marca de las 100 millones de toneladas quizás no sea tan esquiva.

Mientras tanto el maíz continuó siguiendo también estos movimientos. Aquí, sin embargo Argentina no es un actor tan relevante, pero en conjunto con Brasil sí logra mover la aguja. Y las condiciones son buenas en Brasil, pero también complejas para nuestro país.

La seca de las semanas anteriores habría generado problemas en el maíz de primera. Pero como este es el 40% del área, y no todas las zonas fueron afectadas igual, la situación no sería tan compleja. Ahora bien, las lluvias recientes llegaron a tiempo para reactivar la siembra tardía.

Por el lado de la demanda, seguimos con todos los indicadores en positivo. Esta semana, con la baja, el USDA reportó nuevas operaciones de venta de soja norteamericana a diario, y el acumulado de la semana estuvo por encima de lo esperado. Algo similar pasó con el maíz. Sin embargo, la demanda activa ya está descontada en precios, y se espera que con la llegada de la oferta sudamericana los compradores cambien de origen.

En trigo el mundo cuenta con una oferta impresionante, pero localmente los precios comenzaron a subir. Esto ocurre por cuestiones propias de Argentina. La trilla en el centro y norte terminó y los productores prefirieron no vender tanto en el disponible, apuntando más a la segunda parte del año.

Los barcos en tanto están anunciados y algunos compradores ya empiezan a activarse. Por ello los valores saltaron de 130 a 160 rápidamente. Pero aún no vemos todo lo que este mercado puede dar. Si Brasil no levanta la puntería los exportadores comprometerán demasiado trigo en el exterior y podrían quedarse sin el abastecimiento argentino. Fuente: CRA/Ambito Financiero.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.