e-planning ad    

(14/Ab/17) La superficie sembrada con papas se redujo 3% en el sudeste bonaerense, mientras que en la provincia de Córdoba subió casi 8%, según un relevamiento satelital difundido este jueves. Así lo indicó César Rebella, del Instituto de Clima y Suelo del INTA Castelar, durante una jornada realizada en el marco de la 40a Fiesta Provincial de la Papa en la localidad de Otamendi, provincia de Buenos Aires.
La Federación Nacional de Productores de Papas (FNPP) efectúa un relevamiento satelital desde hace varios años y en este caso señaló que la superficie sembrada con papa en el sudeste bonaerense mostró esa leve reducción de acuerdo con el análisis sobre la base de imágenes satelitales y cámaras aerotransportadas.
En el informe se desprende que la superficie sembrada fue de 32.510 hectáreas en los partidos de Azul, Balcarce, General Alvarado, General Pueyrredón, Lobería, Benito Juárez y Tandil, contra 33.568 de la anterior campaña, o sea 1.058 hectáreas menos.
Durante el encuentro, expusieron representantes de la Federación Nacional quienes resaltaron los menores rendimientos que se esperan producto de la importante sequía registrada durante noviembre, diciembre y enero y que afectó principalmente a las papas tempranas.
Juan Ferreiro, productor de Tandil y miembro de la Comisión Directiva de la FENAPP resaltó que en la zona hay 400 hectáreas menos en producción. «Comenzamos la siembra temprana en agosto y septiembre y en un comienzo el clima nos dejó trabajar sin inconvenientes, pero desde noviembre a enero el clima fue seco con mucho viento y calor y las papas han sufrido mucho», añadió.
Ferreiro sostuvo que se está en plena cosecha con los rindes en las papas tempranas que han disminuido por la sequía y el calor: «Afectó mucho la lluvia con valores de 150 a 200 mm, con zonas en que cayeron hasta 400 mm y la cosecha que se está complicando por la humedad», agregó. «En las papas tardías «tendremos que ver qué pasa con el tema de la pudrición por la humedad que preocupa por la calidad final de producto», concluyó.
La problemática de la provincia de Córdoba fue expuesta por Carlos del Caso, productor de Villa Dolores y presidente de la Comisión Agrícola de la Sociedad Rural del Oeste. Sobre el Cinturón Verde de Córdoba contó que los datos estiman una superficie de 9.700 hectáreas sembradas, lo que representaría un 7 a 8 % más que el año anterior.
«El clima nos ha vuelto a jugar en contra y va a tener más incidencia que en años anteriores», sostuvo y señaló que en febrero se empezaron a ver algunos problemas, no hubo resiembra y que el 10 % de la superficie sembrada corresponde a papa entera.
Respecto de la zona que abarca Villa Dolores y noreste de San Luis (Quines, Candelaria y Lujan) comentó que la siembra comenzó los primeros días de febrero hasta principio de marzo. «Se arrancó bien con expectativas alentadoras, pero a partir de la segunda quincena de febrero se complicó por las altas temperaturas que obligaron a parar la siembra por el término de 10 días», precisó Del Caso.
Sobre las estimaciones contó que no ha cambiado mucho la superficie y que se estima en 10.500 hectáreas incluyendo el noroeste de San Luis. José Linares, productor de Tucumán y vicepresidente de la FENAPP consignó que en la campaña otoñal se llegó a las 1.930 hectáreas, superficie superior a la anterior y que dentro de ellas las destinadas a industria son 410 hectáreas, un 21% de lo sembrado.
«Veníamos de un verano seco, pero a partir de primero de febrero, pasamos a un constante frío, lluvias, temporales y fuertes vientos», acotó. Expresó que «la normalidad de la siembra de otoño es que se termine los últimos días de febrero, pero en este año un 72 % de la superficie se implantó en la primera quincena de marzo, con productores que aún hoy están tratando de finalizarla».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.