e-planning ad    

(21/Ag/17) Mientras la siembra de trigo entra en su tramo final a nivel nacional, una buena noticia para los productores es que hay factores que están actuando como un sostén para los precios, mirando el mercado hacia el futuro. Concretamente, la posibilidad cierta de que los stocks, al final de la campaña, se ubiquen por debajo del millón de toneladas producto de una demanda interna sostenida y el fuerte crecimiento de las exportaciones.
Sobre la base de una campaña anterior en la que se recolectaron 17 millones de toneladas, con un consumo interno previsto en 6,6 millones (incluyendo el uso destinado a semilla) y exportaciones totales por 11,2 millones, “el stock final de la campaña quedaría en 800 mil toneladas, el nivel más bajo en varios años”, señala un reporte de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Y agrega: “En tanto, la relación stock/consumo pasaría del 10 por ciento a fines del ciclo 2015/16 a apenas un cuatro por ciento en la presente temporada, dando sostén a los precios”.
Panorama
Según el artículo elaborado por la economista Emilce Terré en la campaña actual se podría dar un nuevo incremento de la superficie sembrada con trigo, mientras que la demanda doméstica se mantendría en el rango de las 6,6 millones de toneladas.
Las exportaciones de 2017, de más de 11 millones de toneladas, marcarían “un máximo histórico para nuestro país, que, prácticamente, duplica el promedio de las exportaciones en las cinco campañas previas”.
“Con estos números, tenemos una oferta total de trigo argentino de 18,5 millones de toneladas para la campaña 2016/17, que se contrapone a una demanda total de 17,8 millones resultando en un nivel de stocks finales de 0,8 millones de toneladas, el volumen de inventarios más bajos en muchos años”, resume Terré.
¿Y la próxima campaña?
La economista plantea que, si bien se espera más área, “los excesos hídricos que imposibilitan completar los planes de siembra son una noticia alarmante para el mercado”. “El potencial de aumento de la producción es bastante limitado en relación a las posibilidades de expansión que puede tener la demanda por cereal argentino”, señala el informe.
“Si el output 2017/18 queda en 17,6 millones de toneladas y la absorción doméstica se mantiene mayormente en el rango de los últimos años, las exportaciones difícilmente puedan igualar las de la campaña actual. Incluso previendo una leve retracción hasta los 11 millones de toneladas, el stock final no podría evitar una nueva caída dando sostén a los precios de cara al próximo año”, concluye Terré. Fuente: AgroVoz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.