e-planning ad    

(27/Ene/18) Después de 34 días de trabajo, el 16 de enero concluyeron las tareas de pulverización correspondientes a la campaña de control de tucura 2017/18, que se desarrolló en 9 polígonos especialmente delimitados y ambientados mediante monitoreos a campo y tecnología satelital, todo en consonancia con las exigencias de la nueva ley de agroquímicos vigente. Se cubrieron en total una 133.000 hectáreas, 13.000 más de lo previsto gracias que la eficiencia con que se efectuó el trabajo dio lugar a un sobrante de producto, que se utilizó en zonas no previstas inicialmente.

Como viene sucediendo de manera ininterrumpida desde 2008, la campaña es impulsada por la Municipalidad de Olavarría en forma coordinada con la Comisión de Lucha Contra las Plagas del partido. Si bien algunos ciclos no hizo falta llevar a cabo tareas de pulverización, el trabajo de monitoreo y control del equipo técnico se ha desarrollado continuadamente desde esa fecha.

«Estamos muy conformes con los resultados obtenidos y con la modalidad de trabajo, y eso se refleja en la actitud de los productores a la hora de transmitirnos sus necesidades o comentarios. Cada vez más se ve este trabajo como parte de una campaña continua y planificada, a largo plazo», explica Juan Manuel Dolagaray, titular de la Dirección de Desarrollo Agropecuario de la Municipalidad.

Dolagaray considera que año tras año el control es cada vez más eficiente y el equipo trabaja de manera más integrada, al punto tal de que para esta campaña se sumó al área un vehículo y un equipo más para los trabajos a campo. Actualmente, el cuerpo técnico está integrado por los ingenieros agrónomos Martín Cardilo y Gerardo Di Pino, el geógrafo Martín Orradre, y los recientemente incorporados Tomás Luca y Rafael Baldi.

tucura2

«Un ejemplo de que se está trabajando con más eficiencia es el hecho de que, dado que gran parte de la campaña pudo realizarse en base a pulverización diferenciada por ambientes, se fue acumulando un excedente de producto que alcanzó para pulverizar 13.000 hectáreas más incorporadas a los polígonos originales», explica Martín Cardilo, aclarando que la pulverización diferenciada solo es posible en la etapa en que la tucura no se desplaza, después es necesario una fumigación total dentro de las áreas monitoreadas.

Elementos que se potencian

Según Gerardo Di Pino, los monitoreos realizados en las últimas dos semanas han arrojado resultados muy significativos, pudiendo constatar los técnicos que la eficiencia del control ha cumplido con las previsiones iniciales. La utilización de tarjetas sensitivas tras el paso del avión permiten verificar a campo si el tamaño de gota y los impactos son los indicados en base a lo previsto, o hay que adecuar algo.

«Siempre hay un ida y vuelta, los diversos elementos se potencian. Lo que nosotros hacemos a campo es apoyado por el trabajo del geógrafo con tecnología satelital, eso después se pasa al avión y se monitorea luego de la aplicación, y finalmente el informe que nos pasa el avión nos permite verificar y reajustar de manera permanente las previsiones iniciales», explica Di Pino.

«Si uno va al campo el día siguiente al que pasó el avión, encuentra que el control es 100% efectivo en términos de que no quedan tucuras vivas en las zonas pulverizadas. A la semana, seguramente se verán algunas pocas por metro cuadrado, nacidas después del trabajo, pero eso no significa un problema, lo que se busca es mantener un equilibrio estable en el nivel poblacional, que esté por debajo del umbral de daño económico», explica el ingeniero Martín Cardilo

En este sentido, Cardilo enfatiza algo que no debe perderse de vista, y es que el objetivo de la campaña de control de tucura, desde que se iniciaron los trabajos, es mantener este nivel poblacional equilibrado, y no la erradicación de la especie, lo cual probablemente no pueda lograrse, pero tampoco es algo deseable en términos de equilibrio ecológico e impacto ambiental.

Rafael Baldi apunta que en los trabajos de monitoreo y ambientación se diferencias las zonas por colores, a modo de semáforo, donde hay sectores rojos, amarillos y verdes. «La pulverización se realiza en los sectores rojos ambientados, y lo que se busca es que pasen a ser amarillos, no necesariamente verdes», explica.

Mayor exigencia

El aporte multidisciplinario del equipo técnico y la mayor capacidad de acción a campo disponible con la incorporación del vehículo y los dos ingenieros nuevos, permiten a la Municipalidad plantarse de manera mucho más firme en cuanto a exigencias frente a las empresas proveedoras de servicios e insumos.

«Tanto los trabajos como los productos que se utilizan son controlados de manera continua. Desde una plataforma on line monitoreamos en tiempo real el trabajo de los cuatro aviones provistos por la empresa Maquieira Fumigaciones, y los insumos son analizados al comienzo de campaña en cuanto a calidad y concentración», explica el geógrafo Martín Orradre.

Tanto Juan Manuel Dolagaray como los miembros del equipo técnico está muy conformes con el resultado obtenido, y el hecho de constatar los mapas de las últimas campañas deja de manifiesto la eficiencia de los controles, ya que prácticamente no hay superposición de polígonos año tras año.

«Es importante remarcar que son diez ediciones pero en verdad se trata de una sola campaña que lleva diez años. Esto es lo que se ve en los mapas y los productores lo ven en sus campos, y el tema de la tasa diferenciada que se implementó este año es reflejo de ello. Lo que estamos monitoreando ahora no nos habla solo del cierre de trabajo de esta campaña 2017, sino que nos da el marco para lo que vamos a hacer en el invierno que viene», concluye Dolagaray.

En este marco de continuidad, los objetivos para los próximos ciclos tienen que ver con mejorar la eficiencia técnica de los trabajos y minimizar el impacto ambiental mediante la incorporación de nuevos insumos, más específicos y que no den lugar a tolerancias o resistencias por parte de la plaga. Fuente: Diario EL POPULAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.