e-planning ad    

Juan Berretta

«Los resultados preliminares nos muestran muy buenos pesos hectolítricos y de mil granos con lo cual el rendimiento harinero será bueno, ideal para los molineros. En cuanto a proteína está un poquito por debajo del 11% que es la base del estándar de comercialización. Es lógico con tanto rendimiento a campo», explicó la ingeniera agrónoma Elena Molfese, Responsable Técnico del Laboratorio de Calidad de Granos de la Chacra Experimental Integrada Barrow, en Tres Arroyos, sudeste bonaerense.

De acuerdo con los datos de la Cámara Arbitral de Cereales de Bahía Blanca, el nivel promedio de proteína del trigo del sudoeste bonaerense es del 10,6% (4% más respecto de la campaña previa), con picos en lotes de 16,3% en el partido de Tornquist y de 14,8% en el distrito de Patagones. Los de mayor calidad son los ubicados en el sur la mencionada región: en Villarino se logró 11,1% y en Patagones 11%.

«El 70% de lo muestreado en la región central presentó valores de proteína por debajo del 10%, un 0,5% inferior a la campaña anterior, pero con un contenido de gluten mayor a lo esperado para ese nivel de proteínas que permitió un comportamiento aceptable de las masas para la panifi cación», indicó Martha Cuniberti, responsable del Laboratorio de Calidad Industrial y Valor Agregado de Cereales y Oleaginosas del INTA Marcos Juárez, Córdoba.

Mapa

Los tres pantallazos sirven para armar el mapa de calidad del trigo de la campaña que acaba de fi nalizar. Si bien en zonas puntuales hubo fracasos en cuanto a rindes y también en lo referido al contenido de proteína de los granos, los datos en lo que tienen que ver con la calidad de la trilla son para festejar. Sobre todo porque, pese a haberse registrado rindes records en muchas regiones, se obtuvieron valores que aseguran buenos rendimientos molineros.

Un informe realizado por el INTA Marcos Juárez indica que los altos rendimientos registrados en la región central -con máximas por encima de 7.000 kg/ha- estuvieron acompañados de buenos pesos hectolítricos (PH) (cerca del 80% de las muestras con PH mayores a 79 kg/hl) y escasos niveles de proteína (más del 70% de lo muestreado presentó valores por debajo de 11% de proteína), compensado por un nivel de gluten que hizo aceptable la producción para la panificación.

En el centro sur de la provincia de Buenos Aires los rendimientos fueron, en general, medios a altos y variados según zonas, precipitaciones y tecnología aplicada por el productor.

En lotes con buena nutrición y sin limitaciones se superaron los 6.000Kg/ ha. Mientras que, en zonas con limitaciones edáfi cas, los rendimientos variaron entre 2.500 y 5.000Kg/ha.

Por otro lado, «los datos de calidad obtenidos sobre muestras consultadas en el Laboratorio de la CEI Barrow revelan valores promedios similares, con pesos hectolítricos mayores 80Kg/hl, porcentajes de proteína de 10,6% y excelentes pesos de mil granos (38,1g)», indicó la ingeniera Molfese.

«Estos resultados aseguran buenos rendimientos molineros, asociados a los altos pesos de los granos», agregó.

Un trabajo realizado por Coninagro, manifestó que «en esta campaña de trigo las miradas se las lleva el rendimiento que fue más alto que en 2016/17 y mayor al promedio del último quinquenio». Y destacó respecto a la calidad, que el trigo actual «presenta mayor nivel de proteína y de gluten en grano que la campaña anterior, siendo de calidad ‘media’, y se ubica en valores promedio a las últimas cinco campañas».

Desde la entidad gremial cooperativista, advirtieron: «Comparados los parámetros con el promedio histórico, aún falta recuperar calidad».

Premios y castigos

Según la norma de calidad para la comercialización de trigo pan del SENASA, que estipula las condiciones que debe cumplir el trigo pan, para el caso de las proteínas plantea que se bonificará aquellos trigos con valores superiores a 11 puntos, con el 2% por cada fracción proporcional de contenido proteico.

Por ejemplo, si un productor tiene un trigo con un promedio de 11,1%, verá una mejora en las liquidaciones -al momento de cobrar- de un 0,2% respecto al precio pactado para la operación, sin tener en cuenta otros descuentos o bonificaciones por los demás rubros.

En tanto, un lote que dio 13,1% de proteína, tendrá una bonificación sobre el precio originalmente pactado del 2,1%, sólo por este rubro.

«Este año va a ser crucial para los productores de trigo saber manejar los tiempos del mercado», avisó el director de la consultora Nóvitas Enrique Erize.

«El tema es tener calidad y poder aguantar, porque cuando en abril o mayo vengan los molinos brasileños a comprar los precios actuales se van a superar», comentó el ingeniero Fidel Cortese. «El que tenga calidad y paciencia venderá su trigo a valores razonables, por encima de los 180 dólares. Hoy parece un precio utópico, pero creo que será un valor corriente durante el año», finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.