e-planning ad    

(19/May/18) El presidente de la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) y del Centro de Exportadores de Cereales (CEC), Gustavo Idígoras, elogió la decisión del Gobierno nacional de implementar un dispositivo especial para importar soja de Estados Unidos y otros países, para garantizar el funcionamiento de las fábricas de aceite instaladas a la vera del río Paraná.

En diálogo con Télam, el directivo agroexportador señaló además, que en las fábricas habrá “flexibilidad” para recibir sojas que registren problemas de calidad a causa de la sequía registrada en los primeros meses del año y las copiosas precipitaciones de la actualidad que afectan a zonas productoras.

“La importación de soja es imprescindible para mantener una industria activa y para cumplir los contratos internacionales”, dijo Idígoras al ser consultado sobre la decisión del Ministerio de Agroindustria de poner en marcha dispositivo especial para permitir que este año se importe soja originada en Estados Unidos y otros países.

“No podemos desaparecer un año del mercado porque corremos el riesgo de ser desplazados. Las importaciones (de soja) son muy necesarias y funcionales al éxito de la Argentina en el mundo”, enfatizó el flamante presidente de Ciara y CAC.

Idígoras remarcó que las importaciones de soja provenientes de Estados Unidos, que en lo que va del año suman un volumen de 560.000 toneladas con entregas previstas a partir de julio próximo, fue también consecuencia de la tensión comercial existente entre el país del Norte y China, que desencadenó una baja en la cotización internacional.

Sostuvo que “el Estado argentino es un aliado estratégico en la decisión de importar materia prima para ser procesada y exportada. Esto sirve para agregar valor e ingresar a los mercados con productos procesados”.

Idígoras se pronunció de esta forma al ser consultado sobre la resolución del Ministerio de Agroindustria de miplementar un dispositivo especial para permitir que se importe soja originada en Estados Unidos y otros países.

Respecto a la baja de la calidad de la soja, primero como consecuencia de la sequía y posteriormente por las lluvias caídas en plena cosecha, el presidente de Ciara dijo que “las condiciones de calidad hay que tenerlas en cuenta, pero estamos en un mercado donde hoy las condiciones de calidad deben tener cierta flexibilidad por la necesidad de alimentar el complejo industrial”.

“Esto no va a implicar que la industria tenga una visión cerrada y limitada sobre el producto que reciba, sino todo lo contrario: tenemos que tener amplitud. No vemos ningún tipo de problema especifico a la hora de la recepción de mercadería”, agregó.

Sin embargo, advirtió que la mala calidad de los granos constituye “un riesgo” para la exportación.

“Hay que ser muy cauteloso ante las condiciones de calidad. Si bien hay una necesidad evidente, también hay que ser muy prudente a la hora de la molienda y de su calidad”, ya que “hay que mantener la reputación de las ventas”.

“Hoy por hoy se están tomando todos los recaudos suficientes para dar todas las garantías de calidad”, acotó Por último, respecto al biodiésel y el cierre del mercado estadounidense, Idígoras destacó la apertura del mercado europeo, aunque advirtió que en el Viejo Continente también existe una investigación abierta en torno al producto.

“Si bien hay una ventana de exportación, es corta porque Europa tiene una investigación abierta de subsidios contra el Estado argentino, la cual es ficticia e injustificada, pero esa investigación va a tener una resolución preliminar para octubre en la que pueden fijarse derechos provisorios pero no absurdos como lo hizo Estados Unidos”, advirtió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.