e-planning ad    

(17/Jul/2018)

Los tambos son desde hace años la línea más delgada por la que se corta el hilo de la crisis que envuelve al sector lechero en general. Empezaron el año con un precio que se había acercado más o menos a lo que pretendía, pero la devaluación de la moneda ante el dólar, que generó una severa inflación y una suba de los costos, puso en tan solo tres meses a los productores de leche en un nuevo apremio. En un escenario no tan distinto a otras crisis que ha vivido el sector,  San Luis no está exento de sufrir los vaivenes económicos, aunque los tamberos destacan que al menos no tienen que lidiar con los problemas climáticos de la cuenca lechera nacional, donde las lluvias y el barro hacen estragos en la sanidad de los rodeos. Y cuando no hay agua, la sequía los deja sin forraje y dependientes en forma total del maíz, cuyo precio está por las nubes.

Claudio Chiappero, asesor veterinario de Foralba SA, uno de los tambos locales ubicado en Luján, recordó que los gastos que tienen las producciones lecheras rondan en alrededor del 60 por ciento de las ganancias. “Nuestro problema es que producimos en pesos, con precios de los insumos en dólares. Necesitaríamos un valor de nueve pesos el litro para obtener ganancias, pero es difícil que podamos alcanzar ese número por lo que prevemos que terminaremos mal el año”, dijo el técnico, que vende la producción que administra a Molfino- La Paulina al precio de mercado, que es de alrededor de 6,90 pesos.

Chiappero consideró como una buena salida para mejorar la rentabilidad “que el 15 por ciento que se exporta como leche en polvo sea mayor”, pero dependen de que las empresas de lácteos hagan el secado de la materia prima y la vendan en dólares a otros países. “Eso podría ayudar a que aumente el precio que hoy se paga por litro en tranquera”, sostuvo, aunque agregó que de ser así, el proceso de recuperación de todas maneras será muy lento.

Foralba siembra en su predio maíz y alfalfa, pero los suplementos para la alimentación de las vacas, como expeller de soja o semillas de algodón, son parte de los insumos que compran. En el tambo tienen cerca de 900 animales, de los cuales consiguen sacar 26 mil litros por día. “El precio de venta lo determina la industria lechera”, aseguró el técnico, que debe vender toda la leche que ordeñan a diario porque de lo contrario se pierde. Eso les quita la oportunidad de especular (en el buen sentido) y de negociar un precio que les deje una mayor rentabilidad.

El Diario también consultó al Gerente de Compras de Materias Primas de Mastellone Hnos, Gustavo De la Vega, quién aseguró que la empresa “cuida al productor” y que trabajan “como un equipo con ellos. Nosotros necesitamos la leche de los tambos para satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Para nada está en nuestro espíritu perjudicar al productor. De hecho, en nuestra área se hacen evaluaciones casi de manera permanente del precio que se paga en tranquera”.

En el número 272 de la revista El Campo, publicado el 23 de junio pasado, salió a la luz una iniciativa de cinco productores tamberos a los que literalmente el agua los trajo desde General Villegas, en el sur bonaerense, a La Angelina. Es el primer tambo de la provincia que le vende su producción a La Serenísima. “Ante las crisis, la de las inundaciones en la provincia de Buenos Aires y las económicas que atravesamos en la actualidad, encontramos esta manera de crecer en cantidad de animales sin inversión y de esa manera poder bajar los costos productivos”, contó Gustavo Llanes, uno de los que aporta al emprendimiento 200 vacas lecheras.

“Las líneas de crédito sabemos que están paradas. Hay un proyecto de préstamos para Pymes, pero nada en concreto. Nosotros para pasar la crisis decidimos asociarnos”, explicó Llanes. Como muestra de la buena predisposición para ayudar a los productores, De la Vega contó que dentro del Programa “Más Leche” dan cursos de capacitación para los productores. Además, “ante la ausencia de financiamiento, nosotros ofrecemos descuentos en la compra de tecnología y la venta de insumos. Se los descontamos en leche y financiado”.

Fuente: Diario de la República

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.