e-planning ad    

(22/Jul/2018) En metáfora tenística, la carne bovina argentina viene de descender fuerte en el ránking, como si hubiera padecido una grave lesión, pero ha recuperado posiciones y quiere seguir escalando. Ese espíritu reinó en la Jornada de las Mesa de las Carnes que se desarrolló el último jueves en la Exposición de Palermo, con una amplia participación de más 30 entidades de la producción y la industria de esa cadena.

En 2005, las exportaciones argentinas de carne bovina sumaban 700.000 toneladas y eso volumen ubicaba a nuestro país en el podio global. Tras una década de intervenciones K con el argumento de defender la “mesa de los argentinos”, la carne fue bajando posiciones hasta descender al puesto 17° en 2015, con menos de 200.000 toneladas de ventas externas. Desde ese piso, duplicó la cantidad en los últimos dos años, entró al top ten y terminaría 2018 en el 7° lugar.

Desde ese punto de vista, se valoró haber accedido a nuevos mercados (especialmente a China con carnes enfriadas y sin hueso, y a Japón con cortes de la Patagonia) pero destacaron que ahora la competencia para avanzar en el ranking será cada vez más dura.

En el panel de apertura estuvieron el vicejefe de Gabinete de la Nación, Gustavo Lopetegui, quien destacó los avances del sector cárnico, el presidente de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina y el coordinador de la Mesa de las Carnes, David Lacroze. “Tenemos un desafío muy importante en relación a la carne y muy buenas perspectivas. El trabajo pionero de la Mesa de las Carnes es que lo público y privado trabajen en conjunto”, destacó Pelegrina.

Lacroze contextualizó la situación del sector, reconociendo “la incertidumbre que impera en la Argentina y en el mundo en el que vivimos”. Destacó “el espíritu de equipo con el que se busca avanzar pese a las diferencias de intereses de los distintos eslabones”. Y resaltó: “El lema de esta cadena es que juntos somos más, con respeto y diálogo”.

El amplio despliegue de temáticas técnicas que se abordaron durante todo la jornada, fue inaugurado por Fernando Canosa y Víctor Tonelli, coordinadores técnicos de la Mesa de las Carnes, quienes plantearon cómo está variando el mercado de la demanda de carne en el mundo.

“Tradicionalmente, Estados Unidos y la Unión Europea eran los mayores demandantes de carne en el mundo con alrededor de un 50%, detrás lejos venían los países asiáticos y muy por detrás los países latinoamericanos. Hoy en día, y proyectándonos diez años para adelante va a bajar a la mitad la demanda de la UE y EE.UU, China va a superar el 50% y Latinoamérica va a estar en el 25%. Es decir, que hay un cambio, fruto del crecimiento del mundo con mayor demanda de carne”, repasó Canosa.

Además, los especialistas analizaron el crecimiento de la producción en el país. “Desde 2015 a la fecha, la producción aumentó un 10%, las exportaciones de todas las carnes crecieron fuertemente (carne vacuna 116%, pollo 27%, ovinos 70%, porcinos más del 60%), y esto sin desabastecer el mercado interno sino todo lo contrario, ya que Argentina sigue siendo uno de los mayores consumidores de proteína animal con 120 kilos per cápita al año”, explicó Canosa.

Luego, el presidente del INTA, Juan Balbín y Aníbal Pordomingo, director nacional de Ganadería del Instituto, abordaron la cuestión del Índice de Destete. Balbín destacó la oportunidad que representa el aumento del consumo y de la demanda de carnes rojas por parte de China a la vez que advirtió la responsabilidad que representa. Además, resaltó la importancia de la bioenergía. “Me parece muy importante el futuro que plantean, por ejemplo, la carne sintética y las mediciones de vacas que producen metano”, señaló.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, asumió ante los ganaderos que la logística en Argentina es más cara que para nuestros vecinos Y remarcó que una autopista reduce en un 20% los costos de logística.

El presidente del Banco Nación, Javier González Fraga admitió alguna “vulnerabilidad” en la economía nacional, pero remarcó con tono campero que “estamos transitando el camino correcto, y quizás todavía falta algún corcovo”. Compartió su “visión positiva” ante los empresarios de la carne. “Es un mundo complicado que nos presenta problemas, pero también nos presenta oportunidades”, dijo. Y cerró en tono apelativo: “Los invitó a tener una actitud positiva con respecto a la ganadería, y les digo que el Banco Nación los va a acompañar”.

Finalmente, en nombre del ministro Luis Miguel Etchevehere, el Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo, ponderó que “el trabajo conjunto entre los privados y el sector público es un ejemplo interesante de la cadena de las carnes”. Y marcó el horizonte: “Aún quedan desafíos, como el Documento de Tránsito Electrónico, y otros de mejora productiva.

Fuente: Clarín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.