e-planning ad    

(15/May/2019) La baja en el precio de la soja reavivó el pedido por la quita de retenciones, un aspecto que afecta directamente la rentabilidad del negocio agrícola.

Fuerte presión negativa

Los valores de la oleaginosa se vieron fuertemente presionados por la escalada en el conflicto comercial entre China y Estados Unidos, que se combinó con la pobre demanda del gigante asiático por la gripe porcina y el ingreso de grandes cosechas desde Sudamérica.

Este combo negativo generó que el precio de la soja pase de niveles de US$ 330 dólares a mediados de abril hasta US$ 290 en la actualidad, mostrando una baja mensual del 12%. Si bien la plaza local no copió directamente la baja externa, el sentimiento negativo se hizo notar en lo que va del año y derivó en menores precios para los productores.

La Bolsa de Comercio de Rosario destacó en el último informativo semanal que tanto el precio de la soja en Argentina como en los Estados Unidos no ha parado de caer.

“Al principio se podría esperar que las limitaciones, en materia de tarifas, de China para comprar poroto de soja de los Estados Unidos podrían impactar positivamente en el precio de la soja de Argentina, pero la realidad ha determinado un escenario bajista para la oleaginosa a nivel global, a medida que el mundo iba acumulando inventarios no deseados del poroto”, destacó.

De la misma manera que se evidenció una caída en los precios del poroto de soja, se registró una caída en el precio de los subproductos de la soja.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) los valores de la soja con entrega en el mes de mayo pasaron de US$ 240 a principios de año a los US$ 215 en la actualidad, reflejando una caída del 10%. En tanto, la posición noviembre 2019 pasó de US$ 263 en enero a US$ 231 del ajuste de ayer, con una caída del 12%.

“El problema no es tanto la baja de precios internacionales de la soja, son los Derechos de Exportación que se aplican a tasas elevadas. Ya pasaron 10 ministros y que más allá de lo que prometan en campaña, lo mas probable es que sigan ahí por varios años más”, comentó Juan Manuel Garzón, economista de IERAL.

Gustavo Idígoras, de CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina) y CEC (Centro Exportador de Cereales) destacó en diálogo con FM Led la necesidad de “poner sobre la mesa” el tema de retenciones, para “ver si otros sectores pueden hacer un esfuerzo adicional como hicimos desde el sector agroindustrial”.

Por otro lado, Carlos Achetoni, titular de Federación Agraria Argentina (FAA) destacó en diálogo con radio Colonia: “Los márgenes de rentabilidad se achican y ponen en riesgo el cumplimiento de compromisos. Muchos van a quedar fuera del sist productivo”. Además se refirió a la necesidad de segmentar los derechos de exportación.

En la última semana la BCR calculó los márgenes de un productor del norte, que sufren una elevada incidencia del costo del flete por su lejanía al puerto de Rosario. “A esto se le suma una fuerte presión impositiva por la gran cantidad de tributos nacionales, provinciales y comunales. Los dos más importantes son las retenciones y el impuesto a las ganancias”.

Fuente: AgroFy

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.