e-planning ad    

(15/May/2019) El economista Guillermo Nielsen, quien en 2003 se desempeñó como secretario de Finanzas y fue el encargado de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pasó por Rosario para participar del 11° Foro de Economía y Negocios organizado por la Fundación Libertad.

En una entrevista con Agrofy News, Nielsen analizó qué hizo mal el gobierno de Macri en materia económica lo que lo lleva hoy a tener una grave crisis de credibilidad.

Nielsen resaltó que el mayor fracaso estuvo dado en la política macroeconómica, que tiene efecto derrame y tiñe negativamente todas las otras medidas: “Tomaron con frivolidad la macroeconomía y los errores empobrecieron a todas las clases sociales. El mayor problema lo tienen con la clase media. La alta presión tributaria se traduce en un castigo a la base electoral de Cambiemos que va a tener impacto en la próxima elección”.

El economista explicó que “lamentablemente se cometió un grave error de diagnóstico”, ya que no se atacó el tema fiscal inicialmente. “Se encerraron solo en las metas de la inflación, en no endeudarse y descuidaron el déficit fiscal. Al contrario, se expandió el gasto y en materia monetaria se tomó con mucha frivolidad el tema de las Lebacs, que ahora incluso tienen herederas que son las Leliqs, que crecen mucho más rápido”.

La política monetaria es otra falencia que señaló Nielsen: “No se hizo una reforma monetaria como se debería haber hecho de entrada y hoy el gobierno no tiene poder político para emprender seriamente ninguna de estas cosas” y agrega: “Volver al FMI con lo que nos costó salir, fue desacertado. Esto pegó de lleno en la falta de confianza en el Gobierno”.

La división del Ministerio de Economía fue otro punto débil. “Se fragmentó y no funcionó”, señaló el economista y apuntó: “Este gobierno si algo hizo fue avasallar públicamente al Banco Central, algo que era totalmente innecesario. Si tenían deseo de avanzar, se podrían haber manejado de otra manera, no con una conferencia de prensa del jefe de Gabinete, el ministro de Hacienda y el presidente del Banco Central el día de los Inocentes del 2017”.

Sin credibilidad ni fusibles

El ex secretario de Finanzas explicó que el gobierno tiene un problema serio de credibilidad y cree erróneamente que “las tasas altas sustituyen credibilidad. Esto no es así. La credibilidad es algo, que más allá de los análisis que se puedan hacer sobre la sustentabilidad de la deuda, que se siente o no se siente. Hay un aspecto emocional en los individuos y es ahí donde el gobierno no atina a trabajar”.

“Acá parece ser que el presidente de la Nación es el fusible del jefe de Gabinete, cuando en realidad, en las democracias occidentales, el jefe de Gabinete siempre es el fusible del presidente. El presidente es elegido, el jefe de Gabinete designado. Acá no hay fusibles. Eso sucede porque el presidente porque se ha negado a hacer los cambios mínimos como para tratar de generar la confianza”.

La fragilidad de la economía argentina

Según el consultor económico, el gobierno de Macri dio unas vueltas que eran impensadas un tiempo atrás. “Volver a los controles de precios era algo que estaba en contra de los postulados de su gobierno. Acá lo que hay, lo lamentable, es un estado de decepción generalizado en toda la población, hayan o no hayan votado a Macri. Hay una decepción por la incapacidad del Gobierno de gerenciar la economía como corresponde y haber pauperizado a todos los niveles sociales. Todos somos mucho más pobres de lo que éramos después de esta gestión”.

Consultado acerca de si el contexto mundial influyó en la mala situación económica, Nielsen explicó: “Obviamente no favoreció el contexto pero lo que hizo que esto golpeara aún más fuerte fue la fragilidad que le ha metido a la economía argentina la gestión de Macri. Recibió una herencia pesada y no la supo manejar y ahora el problema es mucho más grande. Frente a cualquier evento externo de cierto calibre la Argentina es una hoja al viento”.

“No estudiaron, no hubo ni hay la masa crítica intelectual necesaria para entender procesos de complejidad como es el económico. Creían, en términos futbolísticos, que salían al campo de juego y solo por tener la camiseta de la Selección ganaban y eso no pasa, los otros también juegan”, agregó.

El agro y el petróleo, los sectores que sí crecieron

Nielsen destacó que ahora más que nunca quedó claro que el sector agropecuario es el sostén de la economía argentina:“En estos momentos hay dos sectores que están creciendo: uno el relacionado con petróleo y gas en Vaca Muerta y el otro es el sector agropecuario y proveedores del sector, de maquinaria, de insumos, etc. Son las únicas cosas que se están moviendo, todo lo demás está en caída”.

Sin embargo, Macri impuso medidas que desalientan al sector agropecuario como es la vuelta a las retenciones y la suba de la tasa estadística: “Las retenciones desde ya son malas y algo que era tan insignificante, como la tasa de estadística, pasó de 0,5 a 2, 5 y esto le pega a todos los productos, incluso a la importación temporaria. Se está usando la tasa de estadística como si fuera un arancel de importaciones. Esto le está impactando sobre todo a los insumos químicos, a las moléculas que importa el sector agropecuario para estar en producción de punta”.

Nielsen no espera que los meses por delante vayan a mejorar ya que “lamentablemente las elecciones están lejanas para lo que son los tiempos económicos y los tiempos financieros. Entonces, esto aumenta la inquietud de este momento porque la velocidad del proceso financiero es mucho más alta que la velocidad institucional de la política argentina”.

Fuente: AgroFy

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.