e-planning ad    

(22/Ago/2019) Las buenas reservas hídricas impulsan al maíz a ganar hectáreas en la nueva campaña gruesa que comenzará en las próximas semanas.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires destaca que “los relevamientos realizados a lo largo del país y de la cadena del cultivo mostraban hasta hace dos semanas un importante aumento en la intención” gracias a las buenas reservas hídricas, pero “el nuevo escenario económico que transitamos puso cota a la potencial expansión del cereal”.

La entidad porteña estima que la superficie destinada a maíz alcanzaría 6,2 millones de hectáreas durante la campaña 2019/20, reflejando un incremento interanual de 3,3 % (200.000 hectáreas en números absolutos), lejos del 6,7 % estimado en un principio.

Esta primera proyección de superficie se ubica un 29 % por sobre el promedio de las últimas cinco campañas, que es de 4,8 millones de hectáreas.

La Bolsa de Cereales destaca que habrá un aumento en la proporción de planteos tempranos y una reducción de tardíos.

“Al momento de modificarse las perspectivas económicas, muchos productores ya habían tomado posición sobre insumos necesarios para comenzar las siembras tempranas, mientras que los planteos tardíos iniciarán su ventana de siembra a mediados de noviembre”, explicaron.

No obstante, “la actual proyección de superficie se encuentra sujeta a la evolución del escenario económico y climático durante los próximos meses”.

ESCENARIO CLIMÁTICO

Ya iniciando una nueva campaña de maíz en el país, en el centro del área agrícola nacional las reservas hídricas se encuentran en niveles adecuados. Por otro lado, las perspectivas de lluvias para lo que resta del invierno prevén buenos volúmenes acumulados de precipitaciones que mantendrían los actuales niveles de humedad en los perfiles para el normal trabajo de las sembradoras.

En paralelo, estas lluvias podrían demorar parcialmente la última etapa de cosecha de la campaña 2018/19 del cereal en el centro y norte del área agrícola.

Por otro lado, hacia el norte del país los excesos hídricos comienzan a ceder y de esta manera se recupera piso para iniciar los barbechos largos de primavera.

“Aunque las siembras comenzarán recién en el mes de diciembre, las expectativas para la próxima campaña son positivas”, destacan desde la Bolsa de Cereales.

Hacia el sur del área agrícola las reservas de humedad son heterogéneas, pero aún restan dos meses para iniciar las primeras incorporaciones.

ESCENARIO ECONÓMICO

“Los recientes resultados electorales y su consecuencia en los mercados cambiarios y financieros han configurado un nuevo escenario, con repercusión en la economía en su conjunto y el sector agropecuario en particular”, destaca el informe de Pre Campaña.

Lo que explican es que si bien es cierto que los efectos están limitados por el hecho de que parte de las decisiones ya han sido tomadas, el cambio de expectativas repercutirá de todas maneras en los planteos productivos y en la decisión de siembra principalmente de maíz tardío.

El hecho es que a la inestabilidad cambiaria se le suma un salto en la tasa de interés que limita el financiamiento de capital de trabajo.

“Hay que tener en cuenta que el maíz requiere de una mayor inversión por hectárea que la soja y en un contexto de elevado costo del dinero, el cereal suele ser el más afectado”.

En un marco de mayor incertidumbre con especto de las políticas que afectarán al sector en 2020, y un mercado internacional con tendencia bajista en las últimas semanas, la relación de precios soja/maíz comenzó a desmejorar para el cereal a mediados de julio, incluso superando en los últimos días los registros de campañas previas para el mismo periodo del año.

Fuente: AgroFy

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.