e-planning ad    

“Nuestro laboratorio se dedica exclusivamente a las prótesis dentales para vacunos -también para bovinos- y es un trabajo que comenzó hace cincuenta años. Yo hace cuarenta que me dedico a esto” comenzó contando Daniel Liebman (64), en una corta pero fructífera visita a Olavarría, oportunidad en que visitó la cabaña Don Romeo -de Alejandro Ezequiel Spinella- y para charlar con campoindustria.com.ar para contar con mayores detalles de esta técnica que se implanta en la boca de las vacas para alargarles su vida útil y también para que puedan tener dos o tres terneros más, lo que no es poco. Sin dudas, un trabajo que tiene su respaldo, su trayectoria y experiencia, que no deja de ser novedoso pese a que se realiza hace cinco décadas, en distintos puntos del país pero con epicentro en Capital Federal.

DANIEL LIEBMAN VINO A OLAVARRIA Y CONTÓ COMO TRABAJA CON LAS PROTESIS DENTALES PARA LAS VACAS.

¿Su suegro, en realidad, fue el que diseñó la técnica entonces?

Así es, él diseñó la técnica. Porque históricamente había venido al país una inquietud desde Estados Unidos que eran cápsulas individuales para cada diente, así que había que ir al campo, tallar el diente de la vaca y colocar la cápsula. Pero como buen invento americano, te vendían las cápsulas y si luego servían o no, mucho no les importaba pero ya te habían vendido la cápsula ya que al tallar el diente no daba resultado porque se caían. Así fue que mi suegro siguió investigando y fue encontrándole la técnica para trabajar sobre los 8 dientes del animal colocándose una férula unida a esos ocho dientes. A partir de ahí comenzamos a trabajar con éxito.

¿Cómo es ese trabajo, en qué consiste?

Consiste en boquear los animales; se toma la impresión una por una, ya que no existen dos bocas iguales. Por eso no hay nada estándar que pueda funcionar en la boca del animal. Tiene que ser individual, igual que en las personas. Entonces se toma la impresión con alginato (es un polisacárido aniónico presente ampliamente en las paredes celulares de las algas marinas pardas), yeso, la pasta elástica, es decir lo mismo que se usa en odontología, son los mismos materiales.

¿Cuando se hace el boqueo al animal, no es invasivo?

Para nada. El animal no sufre absolutamente nada. Tomar el molde es algo sencillo, y tanto la toma del molde como la colocación también es algo muy simple. Una vez que se coloca la prótesis, que es en cromo cobalto -que es un material que no sufre ningún desgaste-, el animal sale del cepo directamente a comer. No sufre nada, no es nada traumático; es algo rápido ya que hay que tener en cuenta que tanto la toma del molde como la colocación se hace rápidamente, a un promedio de 100 a 150 animales por día. Se hace con un equipo de campo que esté canchero en embretar, en mochetear a los animales, todo de acuerdo con las comodidades que haya en el campo. En promedio, son 150 animales con los que se trabaja en el día, porque es algo rápido, ágil, no va anestesia tampoco. Es un proceso simple y efectivo, porque se coloca y el animal se va a comer inmediatamente, y tampoco se requiere ningún mantenimiento.

¿Cuál es la desconfianza que tiene un productor, qué es lo primero que pregunta ante este tratamiento dental en las vacas, porque no todos conocen esta técnica?

Son varias cosas las que quieren saber, pero la primera es el tema económico. Esto tiene que ser para un productor que tenga interés en producir realmente, porque si lo hace sin continuidad no le sirve para nada. Es algo que tiene que tener continuidad. ¿Cuáles son los temores?…son los temores habituales, o dudas mejor dicho. Preguntan si da resultado, si no se cae de la boca del animal. Es que estoy trabajando de una técnica que empezó hace cincuenta años y a la que fuimos perfeccionando permanentemente, no es que se hizo una prótesis y dio un resultado enseguida, sino que con los años fuimos mejorando la técnica hasta lograr hoy en día que no tenga ningún tipo de problemas, en cuanto a caída de prótesis y que además le permite comer al animal sin problemas. Hay algo importante y es que se trabaja por dos motivos: uno, el desgaste dental; y el otro, la pérdida de piezas dentales por piorrea. En muchos animales donde uno ve la contracción de la encía, la separación de los dientes, la pérdida de dientes. Entonces en esos casos es fundamental, si se quiere prolongar la vida útil de ese animal, colocarle la prótesis.

¿Qué cantidad de tiempo se alarga la vida útil del animal?

Por lo general, en nuestro país a una vaca se la considera vieja a los 8 o 9 años de edad. Orgánicamente, hasta los 12, 13, 14 o 15 años puede seguir reproduciendo, eso dependiendo del campo y también de la raza. Pero por lo general, es a los 8 años y orgánicamente aún es una vaca joven, porque todavía puede seguir dando tres o cuatro crías más. Entonces a esa vaca de 8 años le colocamos la prótesis y nos quedamos tranquilos que nos va a dar 2 o 3 terneros más de lo que está acostumbrada a dar en el campo. Es decir, se cambia el manejo tradicional del campo. Para un productor lo más importante es tener mayor cantidad de terneros, por lo que hacemos es buscar entorar la vaquillona antes cuando cuidar la otra punta es más fácil, es decir cuidar la vaca adulta, la paridora, segura, que dará un mejor ternero. Es más fácil cuidar esa punta. Por otro lado, económicamente, cuando se colocan estas prótesis y se retienen estos vientres, la vaca adulta, se necesita menor reposición. En un campo, por lo general, las reposiciones anuales son de un 20% y al conservar la vaca adulta colocándole prótesis se va a bajar ese porcentaje de reposición, y se puede bajar a un 10% y además el productor se queda con buenas madres.

LIEBMAN ESTUVO EN LA ESTANCIA «DON ROMEO», DE ALEJANDRO SPINELLA, A FINES DE JUNIO HACIENDO SU TRABAJO EN LAS VACAS.

Como Ud. decía, depende del pasto, si es duro o no, y de la raza, si la vaca necesita recibir esa prótesis…

Así es. Depende de la raza, claro, y del pasto. Tenemos las cruzas, como la Brangus o la Bradford, que es un animal que no gasta tanto el diente y es más longevo, pero tiene problemas de piorrea. Recientemente estuve en Corrientes colocando prótesis y eran vacas Bradford de 16/17 años con cinco o seis de haberle colocado la prótesis, por lo que eso es buenísimo para un productor.

Olavarría es una zona con mucho Aberdeen Angus…

Sí, con mucho Aberdeen Angus y también es una zona con muchos pastos duros, hay agropiro. El agropiro es muy bueno como material nutritivo pero es una lija, gasta mucho los dientes de la vaca. Entonces ese animal a los 7 u 8 años y se queda sin dientes, y eso es un crimen, ya que colocándose la prótesis -más allá de tener más crías- se lo mantiene gordo, en buen estado. Hoy día, teniendo en cuenta el valor del animal permite pensar en prolongarle su vida útil más allá de que también lo que se hace es mantener el buen material genético. Si un productor tiene una buena madre, que son paridoras y da buenos terneros, es un crimen que se las saque antes, y el productor quiere extenderle la vida útil. Entonces esta es una de las técnicas que ayuda a prolongarle la vida al animal y mantener el buen material genético. Lo que aconsejamos al productor es que no deje que esa vaca luego se funda en el campo, sino que la puede vender con garantía de preñez si quiere después de tener al animal dos o tres años en el campo.

¿En qué momento es el ideal para colocarle la prótesis?

Cuando la vaca tiene medio diente o un cuarto de diente sano. ¿Cuál es el criterio?…si por ejemplo el productor quiere ponerle la prótesis a los cinco años, cuando llenó la boca, se puede hacer sin ningún problema, claro está. No lo hacemos en ese momento para no hacer el gasto, pero cuando llega al medio diente es el momento ideal para colocarle la prótesis ya que la corona ahí tiene una muy buena retención. Una vez que colocamos la prótesis, que no lleva más de diez minutos, en ese mismo momento si la queremos sacar la tenemos que arrancar con diente y todo, como para simplificar la eficacia del sistema.

Los productores quieren conocer el costo, porque seguramente hace una evaluación costo/beneficio. ¿Cuánto cuesta cada prótesis?

Sin dudas que hace ese análisis y si no tiene beneficio el productor no hará absolutamente nada. Pero hoy en día estamos en un momento ideal para incorporar esta técnica, ya que tenemos que calcular que aproximadamente una prótesis le cuesta al productor un 10% del valor de una vaca adulta. Teniendo en cuenta que dé un solo ternero más, ya se pagó. Pero da dos o tres terneros esa vaca, y lo digo así para que se tenga idea del costo/beneficio. Aparte, cuando se vende la vaca se obtiene también una diferencia de kilos al comer mejor al tener la prótesis, y con esa diferencia de kilos ya pagó la prótesis. Los dos o tres terneros quedarían libres, serían ganancia neta. Además, hay que ver las necesidades que se tienen en un campo: hay campos que se necesitan poblarlos con animales y esta es una de las técnicas para crecer sumándole vientres rápidamente. El costo de la prótesis le cuesta al productor 35 kilos de carne al valor del novillo en el Mercado de Liniers, y hoy estamos tomando 180 pesos. Es decir, un 10% del valor de la vaca, un 20% del valor de un ternero o esos 35 kilos que mencionaba, y los resultados se ven enseguida.

¿En Olavarría tendrá su equipo con Mariela Zabaleta y Hermes González?

Sí, correcto. Ellos tuvieron la inquietud para implementar esta técnica en la zona centro de la provincia de Buenos Aires y serán los encargados de contactar a los productores y hacer el trabajo de sacar los moldes haciendo el boqueo de los animales, y en nuestro laboratorio hacemos las coronas. Así que nos apoyamos mutuamente, ya que ellos tienen la tranquilidad que detrás de ellos está la trayectoria de Laboratorio Dental Ganadero con toda nuestra experiencia y nuestros antecedentes.

EN OLAVARRIA Y LA ZONA, CON CONTACTO DIRECTO

“Nosotros articulamos con la posibilidad de conocer en la zona a muchos productores agropecuarios, con Hermes con toda la técnica y lo que sabe como profesional, con mucha experiencia. Además la técnica del laboratorio de Daniel Liebman está probada totalmente y es la más eficaz, ya que está certificado que la vaca muere con la prótesis” explicó Mariela Zabaleta, la “cara visible” de Laboratorio Dental Ganadero en el centro bonaerense.

“Desde el laboratorio que tenemos en Olavarría surgió la idea de hacer prótesis dentales a bovinos y entonces nos contactamos con Daniel, que tiene un laboratorio con cincuenta años de experiencia, y comenzamos a trabajar inmediatamente. Esta empresa, LDG, es un grupo familiar ya que están también los hijos de Daniel (Piero, 29, y Fabio, 35), así que estamos muy felices de poder hacer un gran trabajo para los productores olavarrienses y de la zona” explicó Mariela.

“El objetivo es prolongar la vida útil de las vacas, por lo que el equipo trabaja así: se hace el boqueo y s confirma cuáles son los animales a los que se les colocará la prótesis, debiendo ser de medio o cuarto diente para que la corona tenga una buena retención. “Boqueamos uno por uno. Colocamos la mocheta con la cabeza del animal hacia arriba, se revisa como corresponde, y se apartan los animales aptos para colocársela. Es un trabajo sencillo y rápido, ya que se toma la impresión tal como se hace con un ser humano. Esto es individual, una por una, porque no hay dos bocas iguales, y se adapta perfectamente a la boca”, dijo.

“Una vez que tenemos la impresión, se envía al laboratorio para confeccionar al corona que es de 8 dientes, unida, que es de cromo cobalto. A los 8 o 10 días volvemos al campo a colocar la prótesis que LDG nos envía desde Buenos Aires. No es para nada traumático, ni la toma de moldes ni la colocación, y da un resultado excelente porque se prolonga la vida útil de la vaca y puede dar dos o tres terneros más, por lo que el productor se capitaliza con esa vaca paridora, que es más fácil de conservar y alargar su vida con esta técnica” señaló finalmente Mariela Zabaleta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.