e-planning ad    

Con alrededor de mil cabezas –un encierre excelente, a cargo del representante olavarriense Germán Alberdi- se llevó a cabo el lunes 20 de septiembre el anunciado remate de la firma Colombo y Magliano en el predio de la Sociedad Rural de Olavarría, con buenos precios en gordo, invernada y cría. VER GALERIA DE FOTOS Y VIDEOS (6) AL FINAL DEL INFORME.

Con el martillo del entrerriano Juan Carlos Blasco (que fue gran protagonista en el cierre del remate, en la pista de la SRO), que se hizo cargo de la venta de gordo, y de “Carli” Colombo, a cargo de la invernada, se realizó este remate que sería el penúltimo de la firma consignataria este año en esta ciudad, ya que para noviembre o diciembre ya está preparando el cierre de 2021 con bombos y platillos.

Con Marcos Acuña comprando muchos lotes (65 cabezas entre 7 novillos, 4 vaquillonas y 54 vacas) y con Jorge Franco levantando varias veces la mano para quedarse con 76 cabezas (10 vaquillonas, en los corrales 5 y 6, que pertenecían al productor olavarriense Alejandro Olaechea, más 66 vacas), se repartieron los distintos encierres de gordo. Pero tampoco se quedó atrás un cliente de Colombo y Magliano, que compró en comisión, y se llevó 45 vacas.

Hubo pocos novillos en esta oportunidad (sólo 13), un total de 14 vaquillonas y luego muchas vacas en los corrales (168), además de 13 toros, hizo que los precios estuvieran peleados por los compradores que llegaron a este remate de Colombo y Magliano que en la invernada tuvo lo mejor, sin dudas.

En cuanto a los precios de gordo, los novillos estuvieron entre 150 y 170 pesos, las vaquillonas entre 153 y 166 pesos, las vacas buenas entre 126 y 144 pesos, la manufactura/conserva anduvo entre 90 y 113 pesos (hubo un corral de dos vacas ciegas que se pagaron 50 pesos el kilo, aunque lo tomaremos como una excepción) y los toros se pagaron entre 100 y 135 pesos. También hubo un corral de 14 vacas para faena (no apta para China), de 390 kilos, que se vendieron a 130 pesos el kilo.

Mientras que en la invernada el encargado de manejar el martillo fue “Carli” Colombo (otro personaje, tirando chistes para romper el hielo) y realmente hubo buena calidad: en el cierre de las ventas de machos hay que destacar los 200 novillitos de 285 kilos (con pago a 30 y 60 días) del campo olavarriense El Foso, por los que Federico Berutti –en comisión para un cliente- los compró pagando 223 pesos el kilo. Ese fue el encierre más esperado por todos y hubo puja para llevarse a estos novillitos marca líquida que realmente valían la pena ponerle un peso más. Además de Berutti, también compró en comisión Marcos Acuña y Nacho Merlos (el reconocido hombre de Huinca Renancó).

En cuanto a precios, en machos hubo terneros livianos de 149 kilos que se pagaron 254 pesos (un excelente precio teniendo en cuenta que eran livianitos), en tanto que el ternero “referencial” de cada remate que anda en los 180 kilos se pagaron entre 241 y 244 pesos; ya un poquito más pesados, en 205 kilos, anduvieron en 236 pesos, mientras que los de 210 kilos se pagaron 253 y los de 220 kilos se pagaron 220 pesos. En tanto que los más pesados, como los mencionados anteriormente de 285 kilos, anduvieron en 223.

En hembras también anduvo parejo el tema precios, es decir con lo que marca el mercado. Las livianas de 155 kilos anduvieron en 241 pesos, un poco más pesadas de 173 kilos se abonó por cada una de ellas 231 pesos, en tanto que las de 188 kilos se pagaron 224 pesos. Ya los terneros más pesados, en 223 kilos, se defendieron en 210 pesos. En tanto que los más pesados, que anduvieron en los 249 kilos, se pagaron 214 pesos.

Hubo cuatro corrales de 13 vacas preñadas cada uno que se pagaron entre 78.000 y 90.000 pesos, no se vendieron las once vacas preñadas nuevas, mientras que los toros ACC, con pago a 60, 90 y 120 días, se vendieron sólo tres de los nueve que salieron a la venta: por uno se pagó 220 mil pesos y por otro 300 mil, pertenecientes a la cabaña Don Domingo de Jorge López, mientras que otro anduvo en 230 mil pesos.

En el cierre se realizó la venta de dos caballos criollos, totalmente mansos. Y allí estuvo Juan Carlos Blasco, el rematador de la firma consignataria, como principal protagonista porque fue quien los montó para mostrarlos. Pero no sólo se quedó con pasearlos por la pista, sino que demostró claramente la mansedumbre de ambos equinos ya que hasta se paró sobre ellos, se subió y bajó cuantas veces quiso, y encima a uno de ellos lo agarró de la cola, parándose detrás obviamente y con riesgo de que pudiera recibir alguna patada, por lo que hizo un verdadero show mostrando que sabe lo que hace sobre un caballo.

Pero nada de eso pasó: ese acto fue el que hizo que los dos candidatos a llevárselos subieran la oferta cuando parecía que en un momento se quedaba la venta en 130 mil pesos, pero tanto Ricardo Baliña como Beto Knoll, dos reconocidos productores olavarrienses, pelearon peso a peso por esos dos caballos espectaculares que pertenecían a Julio Saucedo (Pourtalé) y, además, se podían pagar en 4 cuotas: uno se vendió en 153.000 pesos y el segundo en 149.000 pesos, por lo que fue un gran cierre de remate.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.