e-planning ad    

Pese a que en 2021 recién hizo su tercera edición, Raíces Ganaderas ya se ha convertido en un evento tradicional de la ganadería, especialmente en la venta de vientres como se realizó este miércoles 1 de diciembre. VER GALERIA FOTOGRAFICA Y VIDEOS (2) AL FINAL DEL INFORME.

Nuevamente la Sociedad Rural de Azul fue el escenario para llevar a cabo este remate con 1.140 cabezas organizado por cabaña Los Cerritos -de la familia Casado Pouyanne-, con el martillo de Juan Wallace y todo su equipo colaborando en todos los detalles.

Salió una jornada completa por donde se la mire: con precios excelentes, algo que desde la consignataria Wallace Hnos. SA se maneja con la solvencia acostumbrada; con el clima que ayudó; con una organización que tuvo en cuenta hasta el más mínimo detalle, y con la participación de numerosas cabañas que además de Los Cerritos presentaron hacienda de una calidad superlativa. Todo eso hizo que, en definitiva, se desarrollara en casi dos horas y media un remate espectacular.

Es más, cuando se ven jornadas de estas características, cuando se ve que la ganadería está más viva que nunca pese a los obstáculos que desde el gobierno nacional se ponen a cada rato, con esos palos en la rueda que jamás se alcanzan a comprender porque con esas decisiones de ineptos todos pierden, es cuando siempre vuelve la pregunta de por qué se quiere castigar al campo, que es precisamente el gran motor que tiene la Argentina no sólo para lo que significa en cuanto al desarrollo interno sino también para el exterior ya que permite el ingreso de gran cantidad de divisas (léase dólares) que se necesitan urgentemente.

Pero el productor, que es apasionado por naturaleza, no es de bajar los brazos. Sigue metiéndole para adelante y no deja de invertir, y tampoco de jugársela. Porque si bien la diferencia económica que pueda hacer en todo este proceso (ya sea en ganadería como en agricultura) es sumamente importante, también es sumamente importante la pérdida cuando las cosas vienen mal barajadas.

Porque si hay sequía la cosecha queda trunca y cuando los animales se enferman y mueren los pesos se esfuman del bolsillo como si nada. Pero parece que la envidia, o los caprichos, o la ineptitud, e inclusive la falta de sentido común, hacen que la pelea al campo continúe sin fundamentos que permitan un crecimiento general para ayudar a un país que se hunde por falta de divisas y de una política clara respecto de la producción en el agro.

Hubo muchas cabañas invitadas al remate de Raíces Ganaderas, como las de Maximiliano Mammolitti, Labiste Hnos., Gabriel Racca, del pringlense Julio Malanga (Angus del Sur), Gabriela Lanusse, Alejandro Luro, así como Don Domingo (Tandil, de Jorge López), San Manuel (Tandil), Numahel (Tandil, de Miguel Aguiló), La Vacona, Santa Rosa, Los Ombúes, Inambú, Santa Ivonne, Marías del Sur, La Guagua, Santo Domingo (de Nahuel Girado), Los Ombúes (Hernán Wallace) o las olavarriense Lomas Pampas (de la familia Falabella) o Topa Ganadera (de Juan Ignacio Torres y Sergio Parra).

Se vendió absolutamente todo. Fueron 350 vaquillonas preñadas, 320 vacas preñadas, 140 vaquillonas paridas (70 con 70), 160 vacas paridas (80 con 80) y 170 vaquillonas sin servicio. Un lote que había quedado sin vender, durante el mismo desarrollo del remate fue vendido, por lo que toda la hacienda se vendió a precios excelentes. Los plazos: 30, 60 y 80 días, con fletes a cargo de las cabañas, y toda la hacienda salió sin base (tampoco hubo preofertas).

La dirigencia de las asociaciones de dos de las razas más importantes del país, como Aberdeen Angus (Carlos Fernández) y Hereford (Pablo Vitullo), se hicieron presentes en la SRA para este remate de Raíces Ganaderas -auspiciaron el remate, vale aclarar-, donde también estuvo presente Juliana Romat, presidenta de la institución anfitriona (quien dio el discurso de bienvenida y felicitó tanto a Pouyanne como a Wallace y los cabañeros, además de destacar la calidad de la hacienda presentada). A Juliana se la vio sacando fotos a todos los presentes, momentos antes de servirse el almuerzo (empanadas y sándwiches de cerdo, exquisitos), mientras que Gustavo Pouyanne se encargó de estar atento a todo para saludar amigos, recibir compradores y atender a los productores, con Maty e Inés Casado secundándolo.

Y todos recibieron sendos presentes (termos), así como los titulares de las distintas cabañas invitadas, en un sencillo acto que se realizó previo al comienzo de la jornada de subasta que estuvo a cargo de los colegas y amigos Mauricio Bicondoa y Gustavo Mandagarán, dos conductores de lujo, recibiendo Gustavo Pouyanne los mayores elogios por parte de todos ya que se pudo vivir una gran fiesta de la ganadería.

Otra cosa para destacar que es clave en cualquier remate: la cantidad de compradores. Fueron muchos y por lo tanto fueron muchas las manos que se levantaron para comprar. Porque no sólo hubo remisiones de toda la provincia sino que hubo compradores de distintos puntos del país, que llegaron hasta Azul sabiendo que Raíces Ganaderas brinda calidad asegurada. Claro que hubo quienes se llevaron un poco más de cabezas que otros, y allí el tresarroyense Hugo Divitto fue uno de los compradores más destacados, por lejos.

También hay que mencionar a Martín Canales (de la firma Rocco, Canales y Cia), así como el rauchense Martín Cremona, Cantabria, la juarense Marcela Camio, el Chino Costanzo (compró un gran lote al principio, vaquillonas preñadas de Los Ombúes con toros de Los Cerritos y Lomas Pampas, por las que pagó 141.000 pesos cada una, y un par de lotes más al promediar el remate, con el precio que realmente andaba buscando), Javier Bardín (de la firma lamatritense Matteucci y Bardín, que compró un lote de 10 vacas preñadas a $137.000. Esta vez Marcos Matteucci no pudo ir a Azul), Marcelo Alonso, Oscar Mayordomo, Luis Zaracho.

Estuvieron los olavarrienses Fernández y Goldberg, Leo Ciancaglini (el hombre de La Dulce, que se llevó 26 excelentes vacas), Jorge Riecke, el florense Daniel Rizzo, Enrique Fernández (Salliqueló), Horacio Escuela (el hombre de Lobería, a quien le dicen “Pancho” pese a que se llama Horacio: “Compré 30 vacas con 30 terneros y 15 vaquillonas de La Vacona, algo así como una jaula y media” dijo antes de irse), entre otros.

El que compró también fue Lisandro Falabella, que se llevó dos lotes, 24 vacas preñadas (eran para Edgardo England: 12 a $168.000 y 12 a $161.000), recibiendo el “gracias” de Juani Torres, que andaba allí con su hijo Tomás y su socio Sergio Parra. Topa Ganadera había llevado 72 vacas preñadas que se vendieron muy bien, con un máximo de $170.000 y un mínimo de $152.000, con un promedio de $161.000 cada una, siendo Hubo Divitto su mayor comprador: se llevó 4 corrales, es decir 48 cabezas, destacándose que las 72 (mitad negras y mitad coloradas, todas Aberdeen Angus) habían sido preñadas por toros puros controlados de Los Cerritos, por lo que la calidad está garantizada.

PRECIOS. Estos fueron los valores promedio que se registraron en las distintas categorías:

Vacas Aberdeen Angus MAS (se vendieron 292): $146.191. Máximo: $170.000.

Vacas Generales Aberdeen Angus (se vendieron 36): $143.061. Máximo: $146.000.

Vacas MAS Aberdeen Angus c/c, lo que pisa (se vendieron 110): $133.456. Máximo: $140.000.

Vacas Hereford PR c/c, lo que pisa (se vendieron 60): $114.000. Máximo: $121.000.

Vaquillonas MAS Aberdeen Angus (se vendieron 93): $172.075. Máximo: $230.000.

Vaquillonas MAS Aberdeen Angus (se vendieron 261 negras): $161.810. Máximo: $230.000.

Vaquillonas MAS Aberdeen Angus sin servicio (se vendieron 32): $87.500. Máximo: $88.000.

Vaquillonas PC Aberdeen Angus sin servicio (se vendieron 15): $105.000.

Vaquillonas generales Aberdeen Angus (se vendieron 122): $107.693. Máximo: $115.000.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.