e-planning ad    

Más allá de la increíble convocatoria que se dio durante los cuatro días, la última jornada de la 138ª Exposición Nacional de Ganadería, Comercio e Industria de Bahía Blanca todavía guardaba una gran sorpresa para propios y extraños: un toro Polled Hereford, que había pasado prácticamente sin pena ni gloria por la jura de grandes campeones del sábado, obtuvo el precio récord de venta de la muestra.

El animal, que no es de pedigree sino que pertenece a la categoría de puros registrados, fue tasado en la friolera de 3.400.000 de pesos cuando ya se efectuaban las últimas ventas de bovinos en la tarde bahiense.

Había sido presentado por la cabaña Los Cedros, de Bousquet, en Puan, integrando un conjunto que había conseguido un tercer premio dos dientes en animales puros registrados. Sin embargo, luego de una gran puja entre dos productores –que despertó a todos los presentes en el principal ring de ventas de la Sociedad Rural, ya que normalmente para ese momento las ventas son casi rutinarias y los animales se venden en lotes–, el animal fue comprado por Humberto Vicente, de la localidad de Felipe Solá, también en el partido de Puan.

Incluso, conocedores del tema señalaron a este medio que el toro en cuestión no tenía nada de especial, sino que fueron dos compradores que llevaron la puja hasta lo impensado para ese momento del remate a cargo de Santiago Abdo.

El precio obtenido por este ejemplar superó largamente al que había conseguido el Gran Campeón Angus, que hasta momento ostentaba el récord de precio, por el cual se habían obtenido 2.950.000 pesos.

El segundo valor pagado en Polled Hereford, que hasta ese momento también había sorprendido al público, lo había conseguido un puro registrado perteneciente al lote Gran Campeón, también de Bousquet, por el que el cabañero Hugo Alvarez había ofertado 2,9 millones de pesos, luego de una puja que había comenzado en $ 800 mil.

Recién después aparecía el GC puro de la raza, que había sido presentado por la cabaña Atigue, de Gualdesi Hnos, en Punta Alta, por el que Genética Palumbo había ofrecido 2,7 millones de pesos.

Muy cerca había quedado el reservado campeón junior de pedigree, de La Escondida, de Ana Carolina Garciarena, en Estela, que había conseguido 2.650.000 pesos; también de esa cabaña se compró el RGC puro, por 2 millones de pesos. Además, un campeón senior puro, de San Marón, de cabaña San Marón SRL, en Espartillar, había sido pagado $ 1.000.000.

Más allá del precio excepcional de 3,4 millones obtenido en la jornada de hoy, el año pasado los puros registrados Polled Hereford ya habían marcado tendencia: los dos mayores precios habían sido pagados por animales PR, con 930 mil y 780 mil pesos, mientras que el GC de pedigree solo había conseguido $ 680 mil.

Fuente: La Nueva

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.