e-planning ad    

(17/Nov/16) La Corporación Financiera Internacional (CFI), brazo del Banco Mundial para el sector privado, le concedió un préstamo de 50 millones de dólares a Adecoagro, una empresa agroindustrial de origen argentino, para concretar inversiones en la producción de arroz, leche y energías renovables, entre otros rubros.

La inversión que aportará la CFI, se compone de 25 millones de dólares aportados directamente por el organismo y otros US$ 25 millones canalizados por los bancos comerciales Itaú y Rabobank. «Por suelo, clima y recursos humanos, la Argentina tiene condiciones óptimas para las inversiones en agroindustria», dijo a La Nación Mariano Bosch (h), CEO de Adecoagro.

En la producción de arroz, sector en el que Adecoagro tiene 40.000 hectáreas en el noreste argentino, tres molinos arroceros y emplea a 900 personas, el préstamo de la CFI servirá para ampliar en 3000 hectáreas la superficie dedicada al cultivo y para el reemplazo de los motores diésel por eléctricos. «También estamos llevando adelante un manejo eficiente del agua mediante la nivelación de los suelos», explicó Bosch (h.). Además, está aplicando siembra directa para evitar la degradación del suelo. «Creemos que la sustentabilidad debe ser ambiental, social y económica», añadió el CEO de la empresa.

En lechería, donde la firma cuenta con dos tambos de 7000 vacas en Venado Tuerto, que producen un promedio de 26 litros diarios (a nivel nacional el promedio es de 19 litros) el préstamo de la CFI servirá para transformar los desechos de los animales en energía eléctrica mediante la construcción de un biodigestor. Tendrá una capacidad de potencia de 1 MW y se prevé su inauguración en agosto de 2017. «Estamos interesados en aportar a la generación de energías renovables», dijo Bosch.

Además del desarrollo del biodigestor, el préstamo de la CFI servirá para mejorar las instalaciones de cría y la adquisición de nuevos equipos para los tambos. No es el primer préstamo que otorga la CFI a una empresa agroindustrial argentina. En octubre del año pasado, le dió 135 millones de dólares al grupo Vicentín, dedicado a la industria oleaginosa, la industria frigorífica y la producción de aceites, entre otros rubros. «El sector agroindustrial es muy dinámico en la Argentina» dijo Alzbeta Klein, directora del área de Manufactura, Agroindustria y Servicios del organismo. «Esto es importante tanto para el crecimiento económico del país como para el sistema mundial de alimentos», añadió.

Otros sectores

Por su parte, Bosch dijo que la empresa está mirando otros sectores agroindustriales para invertir, aunque no precisó cuáles serían. «Permanentemente estamos observando oportunidades», sostuvo. Recientemente, Adecoagro participó, junto con las empresas Lartirigoyen y Granja Tres Arroyos, de un consorcio que intentó quedarse con la compañía avícola Cresta Roja. La Justicia eligió al otro consorcio que competía por la empresa quebrada, encabezado por Ovoport.

Adecoagro es una empresa creada por productores agropecuarios argentinos, que cotiza en la Bolsa de Nueva York y que opera también en Brasil (caña de azúcar y etanol) y Uruguay (agricultura). En los tres países ocupa 1500 personas. Fuente: CRA/La Nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.