e-planning ad    

Hoy 11 de octubre se celebra el Día del Martillero y Corredor Público, instituido en esta fecha como homenaje a la Asamblea Constitutiva de pioneros y forjadores de la profesión llevada a cabo en la ciudad de Tandil en 1943, con la intención de formar una Asociación, Federación o Colegio de Martilleros y Corredores Públicos.

Por eso, desde campoindustria.com.ar va el saludo muy especial a todos los martilleros, especialmente a los del sector ganadero, como Alfredo S. Mondino, Roberto Mondino, Julián Bicondoa, Federico Córdoba, Ignacio Oromí, Julio Sorsoli, Juan Wallace, José Pardo, Carli Colombo, Juan Carlos Blasco, Patricio Mac Gray, Patricio Carli, Enrique Adrogué, Mauricio Gourdon, entre otros, quienes siempre han tenido –además- la amabilidad de ser entrevistados por nuestra web.  

El 22 de diciembre de 1945, en asamblea llevada a cabo por la Federación Argentina de Entidades de Martilleros, se declaró “Día del Martillero Público” el 11 de octubre, en conmemoración de aquella originaria asamblea que significó su fundación. En agosto de 1986, en San Juan, se declaró que también en esa fecha quedaba fijado como “Día del Corredor Inmobiliario”. Por eso, la razón de ser del “Día del Martillero y Corredor Público”.

Si bien la fecha de celebración de los martilleros y los corredores públicos es la misma, se establece una diferencia entre ambos trabajos. El martillero es el encargado de vender en pública subasta bienes encomendados por terceros, es decir en ese acto el martillero representa a una de las partes. En cambio el corredor público es el encargado de poner en contacto las partes. Los profesionales desarrollan dos sistemas de ventas distintos.

Esta actividad, desde su reglamentación en el Código de Comercio, hace 150 años, fue evolucionando hasta convertirse en una profesión a la que se accede con título universitario, a partir de a sanción de la Ley Nº 25.028. Esta decisión ofreció jerarquización a la profesión. Por lo que se recuerda la importancia de realizar las operaciones por intermedio de un profesional matriculado.

Su intervención y asesoramiento asegura a ambas partes, comprador y vendedor, de hacer una operación justa y sin riesgos. Por lo tanto, y para evitar caer en manos fraudulentas que alegando ser profesionales o asegurando un buen negocio causen una desagradable sorpresa que pueda determinar hasta la perdida de todo su patrimonio o inversión, es necesario recurrir siempre a una inmobiliaria que tenga a su frente a un profesional matriculado.

Este profesional no sólo orientará y aconsejará acerca de su mejor opción de negocio sino que también se asegurará de que el mismo se realice con la transparencia que esta operación requiere. Para esto el corredor se asegurará de comprobar la existencia de los instrumentos (títulos, certificados del registro de la propiedad y las personas, deudas de impuestos, etc.) que acrediten la propiedad del inmueble asegurando a su vez, a ambas partes, el precio justo de la propiedad. Hay que tener en cuenta que esta profesión no puede ser asumida por personas sin la capacitación necesaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.