e-planning ad    

“Con la Sociedad Rural estamos bien en cuanto a que nos encuentra unidos, con un lindo grupo, y muy atentos a la incertidumbre general. Lo que más asusta en el sector es esto, los cambios de las reglas de juego. Eso es lo que más afecta al sector, porque cualquier cosa que se haga en ganadería o en agricultura, hay que hablar de plazos, de tiempo. No sólo hay que lidiar con el clima, que está cambiante y muy loco, sino que hay medidas políticas del gobierno de turno y cuando uno pierde la confianza, generalmente eso alienta a la desinversión. Hay que ver si aumentan las retenciones o si ponen precios máximos, y eso ayuda a que el productor no produzca. A la hora de pasar en limpio en kilo de soja, de carne, o el valor del trigo o maíz, no logramos despegar porque la incertidumbre o el miedo al cambio o a la medida que genera distorsión, complica todo el panorama” comenzó diciendo Lisandro Falabella, reconocido productor olavarriense que desde julio de 2021 es presidente de la Sociedad Rural (en lugar de Sebastián Matrella, que pidió licencia al dedicarse a la política local).

“Hay una cuenta que repito y también me asombra: para el productor que siembra soja, entrega 3 camiones en el puerto (un total de 90 toneladas) y netas, de él, sólo son 30. Con esas 30 que le quedan tiene que afrontar todos los gastos de siembra, insumos, labores, fertilizantes, cosecha, flete y pagar impuestos. Es que en la Argentina la soja se vende con un dólar de 67 pesos. Y el productor, así le pongan todas las mordazas, igual sigue sembrando, inclusive con menos inversión o tecnología porque el campo es una fábrica que está instalada. Después se decide qué sembrar o si tiene vacas qué hacer con ellas”, continuó explicando respecto de la difícil situación que por momentos atraviesa el sector.

“Sobre un dólar de 103 pesos te pelan el 35%. Queda un dólar de 67. Y está en $207 en realidad. Si vamos a Brasil, Uruguay o Paraguay, los productores cobran dólares de los americanos, no como acá que cobramos pesos. En esta zona, que es medio marginal para lo que es la agricultura, está el rinde de indiferencia: es donde se salva la ropa, pero se cambia la plata. Si se puso 100 mil en una inversión, se vende todo lo cosechado y sacás 100 mil. Así que con 1.000 kilos se salva la ropa, así que se necesitan hoy 2.500 o 3.000. Eso hace que no se siembre y se haga otra cosa, porque el número no da. Esa situación no es de un día para el otro, sino que se genera a lo largo del tiempo” analizó fríamente sobre los continuos problemas que deben afrontar los productores.

“La incertidumbre es mucho, porque no vemos que el panorama vaya a mejorar. Hay mucha improvisación, está el parche permanente, y el parche del parche y vamos viendo. Todo eso hace que los productores estemos “ahí”. Hoy por hoy, lo que vale y el mundo lo valora como un producto de lujo, es la ganadería. Hoy está pasando por un buen nivel de precios, pero basado en la escasez. Vale porque no hay. Todavía no recuperamos las existencias de 2005, cuando perdimos entre 10 y 12 millones de cabezas. Y muchos productores quedaron en el camino. Los agarró la sequia, la tucura, los precios máximos, y los que conservamos alguna vaca ahora vale, o un ternero, pero ese valor está anclado a la escasez de un negocio que es a largo plazo y que para crecer se necesita ser previsible. Si se dispara un poco Liniers, en el gobierno ya están viendo qué hacen para que no suba más, cuando en realidad el problema de fondo es el poco valor de nuestra moneda, no la escasez de carne. Hablamos de los sueldos, combustible, harina, perdemos horas hablando de eso y el mundo no habla de eso; un país normal no lo hace, porque las cosas deben ser previsibles. Hoy pensamos más en defendernos de la inflación que en producir, y el productor debe pensar solamente en producir. Es un problema macro que no es fácil de solucionar” criticó con dureza Falabella.

En cuanto al tema abigeatos, el dirigente de la SRO dijo que “en 2021 se disparó un poco el número. Tenemos muy buena comunicación con la Fiscalía, con la Patrulla Rural y con el Municipio para buscar las soluciones a los problemas, pero el mayor inconveniente que tenemos es la falta de personal policial. Hay poca cantidad de efectivos para atender todo el partido. Tuvimos durante muchos años un promedio de 80 abigeatos anuales y en 2021 fueron 124. Hay zonas calientes que son más afectadas. Seguiremos conversando y viendo, reclamando por ampliar efectivos cantidad. El año pasado recibimos móviles nuevos, pero falta personal”, explicó.

“También estamos trabajando en caminos rurales y formamos parte de la Mesa Agropecuaria, se trabaja con buena comunicación. Tenemos confianza en Orfel Fariña, descansamos en él, y es quien coordina y pone prioridades, y funciona muy bien. Así es cuando se dan pasos firmes que logran generar cambios y que en definitiva mejoran la situación de todos los productores. Y en el tema plagas, también estamos trabajando bien con la comisión de la Municipalidad. El principal problema es la tucura, pero la comisión hace un seguirmiento admirable con una evaluación de los desoves y en función de eso se administra un presupuesto que generalmente es el 10 por ciento de la superficie del partido, y con ese dinero se le da prioridad a los lugares donde las posturas fueron muchas y se asignan bien los recursos para controlar. Hemos notado una merma, felizmente, porque el control es muy bueno” contó Lisandro.

“Y la buena noticia es la confirmación de la fecha de la Expo Olavarría 2022. Todos los años nos tenemos que poner de acuerdo la Sociedad Rural, la Asociación de Angus y la casa martillera para ponerle fecha. Ya reservamos el viernes 30 de septiembre y el sábado 1 de octubre y se confirmó, así que eso es algo muy bueno para todos” terminó diciendo Lisandro Falabella. (FUENTE: EL POPULAR).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.