e-planning ad    

En una convocatoria inédita en sus 21 años de vida, el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva) reunió ayer a más de 300 jóvenes vinculados a la ganadería en un campo de Candelaria, una localidad de Misiones, situado a 30 kilómetros de la capital provincial cargado de historia.

El cónclave -llamado Punto de Encuentro Ipcva Joven- se realizó en la Estancia Santa Cecilia, un campo con una notable vista al río Paraná y a las costas del Paraguay, que representa los últimos pastizales que vienen de Corrientes antes del comienzo del monte y las forestaciones.

Santa Cecilia es una estancia con historia en los alrededores de la capital misionera. A comienzos del siglo XX perteneció a Arturo Gramajo Cárdenas, un productor que fue intendente porteño en la presidencia de Victorino de la Plaza.

A su hijo Arturo, encargado de la administración del campo, se le atribuye la invención del revuelto gramajo, al mezclar huevo, jamón y papas tras una noche de juerga. Pero para los misioneros, Candelaria es sinónimo del General Manuel Belgrano. El creador de la Bandera llegó a estas tierras unos meses después del 25 de Mayo de 1810, con el objetivo de traer la revolución al Paraguay, algo que no prosperó.

Sin embargo, en su corta estadía creó el reglamento de las Misiones Jesuíticas y estableció a Candelaria como la capital de Misiones. Todavía se conserva un sarandí que, dicen, es retoño del árbol bajo cuya sombra durmió la siesta el vencedor de las batallas de Tucumán y de Salta.

Hace un par de meses, el cambio climático hizo estragos en la región con la sequía extrema que multiplicó los incendios por estas latitudes. Ayer, en Santa Cecilia todo era verde, matizado por el rojo de la tierra colorada, señal de que las lluvias llegaron y lo cambiaron todo.

“Estos campos son ideales para la ganadería, no para yerbales o pino”, explicó a LA NACION, Carlos “Charly” Navajas, el joven anfitrión, que también es titular de la Sociedad Rural de Misiones.

Navajas convenció al Ipcva de que se hiciera en este punto de Misiones la primera convocatoria a la nueva generación de la ganadería argentina. Unos encuentros que se quieren replicar a lo largo y ancho del país.

Este dirigente rural sub 40 ofreció el vistoso jardín y salón de reuniones de Santa Cecilia donde desde bien temprano llegaron jóvenes de distintos puntos de Misiones, Corrientes y hasta de Córdoba.

Había hijos de productores ganaderos, muchos estudiantes de carreras vinculadas al campo y también de las Escuelas de la Familia Agrícola (EFAs) de Misiones. Mayoría de mujeres, en una provincia donde las del sector femenino siempre fue el motor de las chacras.

A la mañana, en camionetas 4×4 todos desafiaron el barro y realizaron varias visitas en el campo. Por la tarde, tras un almuerzo al aire libre a cargo del reconocido chef misionero Gunther Moros, empezaron las sesiones sobre la ganadería sustentable. El encuentro tuvo dos objetivos bien marcados: el primero, abrir un espacio para las nuevas generaciones vinculadas a la ganadería, para que tomen la posta y empujen cambios en las formas de encarar la actividad.

Y, en segundo lugar, dejar en claro que la ganadería es amigable con el medio ambiente y tratar de desmitificar que la actividad solamente impacta en el ambiente y contribuye al cambio climático por la emisión de metano que generan las vacas.

“Por supuesto que, como toda actividad, la ganadería tiene un impacto en el medio ambiente, pero estamos acá para promover otra manera de pensar, impulsar actividades asociadas a la ganadería sustentables”, señaló a LA NACION Eugenia Brusca, economista del Ipcva.

“Y esto está asociado a las nuevas generaciones, los centennials, los millennials que tienen otra forma de pensar, muy distinta a la forma en que hacían las cosas mis padres y abuelos”, señaló esta profesional, cuya familia tiene campos en 25 de Mayo y Azul.

“Se ha demonizado a la ganadería como causante del cambio climático, sin mostrar que es la solución, la importancia que tiene en el ecosistema, proveyendo fósforo, secuestrando dióxido de carbono, porque no solo lo genera, no es lo mismo que el petróleo o la actividad industrial”, destacó la economista.

No por nada el lugar elegido fue una zona donde el cambio climático generó tanto impacto negativo con la sequía y los incendios.

“Siempre decimos que tenemos que abrirle la puerta a las nuevas generaciones, pero nunca sucede y por eso se armó este encuentro, ya veníamos con convocatorias virtuales, pero ahora, por primera vez, logramos juntarlos”, explicó a LA NACION Ulises Forte, extitular del Ipcva y uno de los pocos “mayores” en el encuentro de Candelaria.

La idea para el Ipcva Joven es pensar a la ganadería como guardiana del medio ambiente. “La carne argentina ya es sustentable, lo único que tenemos que hacer es generar una etiqueta y ponérsela”, señaló Brusca.

Algunas de las prácticas que se repasaron en Santa Cecilia son las técnicas silvopastoriles, para combinar la forestación con el ganado. De esta forma, se captura carbono y se mitiga el impacto de las emisiones de los animales.

Otra cuestión que se vio en las visitas a campo fue el tema del cuidado del suelo. “El suelo es lo más importante que tenemos, con la ganadería uno puede aumentar la cantidad de materia orgánico del suelo, de retención de agua, un buen manejo puede poner ese dióxido de carbono en tierra”, señaló Navajas.

Otra punto es mantener la biodiversidad: la ganadería mantiene en la zona de pastizales una amplia biodiversidad. “Esto es una zona de transición entre la selva misionera y los pastizales correntinos”, explicó el anfitrión.

Misiones es considerada la provincia con mayor biodiversidad del país. Es tan importante a nivel ambiental la zona que en el predio aledaño a Santa Cecilia, en Campo San Juan, la Entidad Binacional Yacyretá cedió las tierras para crear un nuevo Parque Nacional y asegurar su conservación.

En el encuentro también expuso la abogada Liliana Ortega, una misionera experta en el mercado de bonos de carbono y que está desarrollando proyectos para que productores forestales emitan los primeros títulos de la historia.

“Misiones empezó a hablar de emitir bonos de carbono a principio de los 90 pero por distintos motivos, nunca se concretó ninguna operación. Pero ahora parece que la emisión es inminente”, señaló Patricio Corró, ingeniero agrónomo y conductor del programa Tecnificando el Agro, que se emite hace 30 años por Canal Rural.

“Otra cuestión fundamental para apuntalar la sustentabilidad en la ganadería es la eficiencia, lograr más kilos con menos animales”, dijo Brusca, que tiene 33 años y es de la nueva generación que viene empujando.

Con mayoría de mujeres, a medida que fue cayendo la tarde en Santa Cecilia, los millennials y centennials empezaron a relajarse porque la jornada cerró con música, cerveza artesanal y distintas degustaciones. No podía ser de otra manera, en la casa del hombre que inventó el revuelto Gramajo.

Fuente: La Nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.