e-planning ad    

Los cultivos de invierno se encontraron con lluvias en la región centro en los últimos 90 días. En diferentes zonas, los acumulados fueron sorpresivos, ya que llegaron a triplicar las medias mensuales de agosto.

Desde la Bolsa de Comercio de Rosario señalaron que, a pesar de estas condiciones, no fue suficiente para revertir el escenario. El informe destacó que, tras las lluvias, sigue el patrón seco en el corto plazo.

Y si se mira más allá, desde la BCR sostuvieron que es cada vez más latente la amenaza de más “Niña”. “Los pronósticos de corto plazo indican condiciones de tiempo totalmente estables para todo el país por la influencia de un importante centro de alta presión que mantendrá la ausencia de precipitaciones y un ambiente un poco más cálido durante el fin de semana”, explicó el consultor Alfredo Elorriaga.

Por su parte, el doctor en Ciencias Atmosféricas, José Luis Aiello, sostuvo que, según el último informe de la NOAA, el forzante Niña sigue activo. “Hubo una variación positiva en la anomalía de la temperatura superficial (índice ONI) a comienzos de agosto: pasó de –1 (en julio) a –0,9. Si bien se espera que el enfriamiento del Pacífico Ecuatorial Central disminuya levemente durante el trimestre julio / septiembre, se consolida con una probabilidad de entre el 62 y el 66% de que la intensidad del efecto Niña vuelva a aumentar nuevamente en el inicio del verano de 2022”, comentó.

El trigo recibió las últimas lluvias, mientras se encuentra en estado de macollaje y a punto de comenzar a aumentar sus requerimientos de agua. Por este motivo, explicaron que las precipitaciones llegaron en un momento justo.

“Estos milímetros son fundamentales para reactivar el crecimiento y deberán acompañarse con nuevas lluvias durante septiembre para alcanzar los rindes potenciales”, comentaron los ingenieros agrónomos de Carlos Pellegrini, donde recibieron 32 milímetros. En El Trébol, Cañada Rosquín y María Susana los acumulados estuvieron entre los 30 y los 40 milímetros.

El informe de la BCR destacó que en Corral de Bustos cayeron entre 5 a 15 milímetros. Sin embargo, los técnicos proyectan 10 qq/ha menos de rendimiento potencial que la campaña pasada (45 qq/ha vs. 55 qq/ha).

A pesar de estas lluvias en la región centro, las mismas no fueron generalizadas y hubo zonas sin precipitaciones. Para estas zonas, desde Bigand sostuvieron que el panorama es muy complicado para el trigo y por el momento es imposible arrancar la siembra de maíz.

“El 65% del trigo está en condición regular y deberían llover 30 mm antes de fin de agosto para esperar rindes de 25 a 30 qq/ha. Pero de continuar la sequía la caída en el rendimiento podría ser desastrosa”, concluyeron desde la BCR.

Fuente: AgroFy

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.