banner_NHF_220x110

La vida de Ricardo Peiretti: desde la promesa a la abuela Corina hasta el legado de su papá que le dejó a sus hijos

A los 17 años no quería estudiar y su papá lo mandó a trabajar a Tandil. Se casó joven, apenas 20 años, y allí todo cambió: fue albañil, pero la promesa que le había hecho a su abuela le hizo retomar la senda que era necesaria para cumplir su sueño de ser feriero. Hoy disfruta de su trabajo, de la familia y de vender vacas. Una historia que merecía ser contada.

Ganadería 12 de febrero de 2024 Darío Fariña Darío Fariña
RICARDO PEIRETTI
RICARDO PEIRETTI

POR DARIO FARIÑA. Linda historia de vida la de Ricardo Peiretti (64). Lapridense, consignatario, al frente de la feria que cada mes vende hacienda en la localidad de San Jorge, son cosas que los que están en la ganadería conocen de él. Pero hay muchas más que son desconocidas, que sólo la familia sabe, por lo que en una charla muy linda con campoindustria.com contó desde la A hasta la Z, desde que era un pibe hasta este empresario consignatario que se ganó un nombre en Laprida y en el centro de la provincia de Buenos Aires.

Hoy sonríe y siempre está presente la buena onda en cada día de su vida. Pero lo que muchos no saben fueron aquellos días de adolescente en los que decidió no estudiar y tuvo que ir a trabajar, de un gran paso que dio en su vida con apenas 20 años, del apoyo que siempre tuvo de sus amigos.

1

Y por supuesto, del enorme apoyo de la gente querida, de los hijos (Emmanuel, Patricio, Francisco y Corina) que luego llegaron para agrandar la familia, que siguió aumentando con los nietos, y de una etapa de transformación que a partir de ese sueño que perseguía de ser feriero, dejó de ser albañil y chofer para lograr el gran objetivo. Ese sueño que también recibió el empujón de su abuela, del apoyo de su esposa y del codo a codo que hoy tiene con Emanuel, uno de sus hijos, para que Peiretti se haya ganado un nombre respetado. Esta fue la charla en una de las oficinas del escritorio, en la Avenida San Martín:

2

¿Ricardo, cuándo arranca todo lo que es la ganadería, la consignataria precisamente, por qué y cómo?

En 1993, en la Semana Santa del ´93. Yo era representante de una casa que no existe más ya, Azcona, y luego la casa se cae, entonces ahí me puse a trabajar por mi cuenta, acá en Laprida y en San Jorge. Yo viví 5 años en San Jorge, antes de Azcona, porque trabajaba para la casa Sheriff Hermanos. Yo trabajé 2 años acá en Laprida con Sheriff y después me fui a San Jorge a hacerme cargo de la sucursal de Sheriff. Era muy joven. Pero cuando muere Rodolfo Sheriff y al poco tiempo Horacio Sheriff, conocido como Tico, decide cerrar la casa. Es una de las pocas casas consignatarias que se cierra, poniendo los edictos que iba a cerrar por si había algún acreedor para que fuera a cobrar, tanto fisco como particular. Ese era Horacio Sheriff. Y Horacio mismo me aconseja que deje porque iba a venir otra gente a la casa. Entonces no sabía qué hacer y faltaba un tiempito para que Horacio se retirara. Así que un día llegó el Gallego Fernández con Noel Berué. El Gallego era el martillero de la casa que me conocía de cuando yo empecé a los 17 años, cuando mi papá me mandó a la Agrícola Ganadera de Tandil, y Noel me conocía porque yo había hecho negocios con su papá. Entonces me vinieron a ofertar Azcona. Así que fui a decirle a Sheriff y me dijo que la agarrara y me dijo qué les tenía que pedir, todas las condiciones. Fui y les pedí lo que me había dicho Sheriff y me vine a trabajar acá, a Laprida, antes de la fiesta en el año 1990. La casa se funde en el año 93.

3

¿En el año ´93 comienza otra etapa nueva?

Totalmente. Yo vivía acá, en esta casa que tenemos, y el escritorio ahí enfrente. Todos los domingos y feriados se tomaba mate a la mañana en el escritorio, venían los clientes por supuesto. Un domingo de Pascua abro la puerta y estaban todos ahí: los dos vascos Lohidoy, Néstor Mario, el gringo Castello, Oscar Iglesias, me parece que también estaba Aldo Berué. ¿Todos madrugaron a las nueve de la mañana?, les pregunté. Se hizo un silencio y el gringo Castello me dice “bueno, che, ¿por qué no te dejás de joder queriendo cobrar ahí, que no vas a cobrar más nada? ¿por qué no te dedicas a trabajar?, ¿cuánta plata precisás?. Acá estamos y te vamos a poner la plata que precises para trabajar”. No preciso nada, les digo. Y el Vasco Lohidoy me dice “dale, que ya hace meses que tengo los novillos gordos y no los puedo vender”. Y Oscar Iglesias, preguntó si se podía borrar lo que estaba escrito en los carteles, así que fue al taller, trajo tinner y los borró. Ahí empezó la historia nueva, ahí comencé a trabajar solo.

4

Vamos para atrás: ¿con 17 años tu papá te mandó a laburar?

Sí, a los 17 años mi viejo (Juan Ricardo, fallecido en 1986) me mandó a trabajar. Pero desde mis 11 o 12 años siempre quería ser martillero. Toda la vida quise ser martillero. Nosotros vivíamos con mi abuela (Corina), mi mamá María (fallecida en agosto de 2023, a los 97 años) y una tía soltera (Sarita). Yo era el mimoso de la tía y la martillaba a la tía en el baño, le hacía agarrar unas lunas terribles. Y como alumno en la Escuela Nacional, si vamos a decir la verdad, yo he sido el peor alumno que tuvo la Escuela Nacional de Laprida. Llegaba junio y yo ya tenía 24 amonestaciones, me llevaba hasta los recreos, pero después rendía bien en diciembre. Todos. Me acuerdo que una vez por una apuesta les dije que en el siguiente cuatrimestre iba a estar en cuadro de honor, y lo hice. Le gané a una chica que se llamaba Errobidart, lloraba. No estudiaba tanto, pero tenía la suerte que mi mamá era maestra y amiga de todas las profesoras que estaban en la Escuela Nacional. Entonces no me echaban por eso, porque todas las profesoras venían acá a casa porque mi mamá era bibliotecaria, y entonces no me echaban, a Ricardito no lo echaban.

5

¿Tenés hermano o hermana?

Una hermana menor. María Luz. Ella es psicopedagoga y bibliotecaria. Se jubiló en 2023 de bibliotecaria del Tribunal. Y yo era un poco el malcriado de la familia, seguro. Si había un muchachito malcriado, ese era yo.

Y no querías estudiar…

No, no quería. A los 17 años yo le dije a mi papá que no iba a estudiar más. Terminé el cuarto año, ahí en el cuadro de honor y no quería seguir. Así fuimos Trenque Lauquen, porque teníamos campo allá así que íbamos y veníamos siempre. Mi mamá desesperada porque no quería estudiar, y me llevaron para allá, mi tío –el hermano de papá, el más chico de los Peiretti- era presidente de la compañía La Primera Seguros. Querían meterme ahí, en el banco, pero yo quería ser feriero. Lo tenía firme, pero primero me tenía que recibir del Nacional y la abuela Corina fue la que me insistió. Era una genia. Enterró a su marido con 46 años y sus siete hijos, cuatro de ellos varones. Mi abuela fue una de las personas que me mercó en la vida, nunca nadie la escuchó gritar, pero ella hablaban y se callaban todos. Un ejemplo total y a todos los ubicó en la vida, con nada, con nada, los ubicó socialmente, laboralmente, con una visión distinta que se ven poco en los seres humanos.

6

¿A vos también te marcó entonces?

Sí, sin dudas. Un día me dijo que le tenía que hacer una promesa, recibirme de quinto año. Le dije que sí, por supuesto. “Pero cuando yo viva”, afirmó. Y claro que sí, le dije. Entonces Eduardo Peiretti, que tenía una relación de amistad con Horacio Macaya que era uno de los directores de Agrícola Granadera de Tandil, en ese momento una de las casas fuertes más grandes que Azcona inclusive, como para darte una día. Lo llama a Horacio y le dice que me ubique, que no se haga problema con el sueldo porque me pagaba papá. Y me llevó a Tandil a vivir a una pensión. Una pensión feísima, la más más fea era esa, yo dormía en una habitación arriba, me bañaba en el fondo, a los cincuenta metros estaban los baños.

7

Duro el comienzo…

Ni hablar. Fuimos a la Agrícola y yo conocía a nadie. Se abren las puertas y aparece un tipo inmenso, era Abel Peyrano. El Negro Peyrano. Papá ya había estado antes cuando había contratado la pensión. Mi viejo le dice “acá te lo dejo Abel. Este anda bien con un voleo en el culo a la mañana y otro a la tarde para que descanse. Me quedé con 17 años paradito ahí y no conocía a nadie, un salón lleno de gente, muchos empleados. Empecé a cebar mate cuando todos volvían de los remates, pero antes Abel me enseñó a cebar mate. Y después me llevaban a comer al fogón de la Rural porque siempre venían compradores de todos lados. Una vez me dijeron que iba a venir un tal García, ponele, y había que llevarlo a un remate y nadie quería, así que saqué el Falcon número 9, motor chico, palanca arriba. Lo llevé y no le contradecía nada, él hablaba y protestaba, podía hablarme de la economía, del trigo, de la seca, de la vaca, que yo no entendía nada, estaba en mi mundo. Así empecé a llevar gente. Mi papá me pagaba 7.000 pesos, 5.000 de pensión y me quedaban 2.000. Si fumaba todos los días no me alcanzaba.

8

¿Después qué? ¿Estudiaste martillero?

Me salvé del servicio militar y cuando me vine de la Agrícola me enganché en la Marina. Porque me casé con Marina (Cortés), jajaja, mi señora. Tenía 20 años. Hace 44 años que estamos juntos. Ahí comenzó otra historia, la realidad. Mi papá y mi mamá me retiraron los embajadores, porque me casé muy pibe, qué porvenir iba a tener me decían. Pero me casé igual.

9

¿Y?

El viejo Peiretti, a las 12 menos cuarto de la mañana del 15 de enero me puso en el saco el valor de dos trajes: uno que me debía del cumpleaños de mi hermana pues yo tenía y entonces no me hizo traje, y otro porque el padre a él le había regalado el traje. Y me dijo saludo uno y saludo dos. No me vio más. Me dijo “ya está, vos querés ser hombre así que yo te voy a sacar el bozal, dale nomás”

¿Y ahí?

Y me fui a vivir a la casa de mi suegro que era albañil y empecé a trabajar de albañil. Te podés imaginar que no tenía ni ropa para trabajar de albañil.

10

¿Y el sueño de ser feriero?

Quedó postergado. Al año y pico, ya había nacido Manuel inclusive, o dos años, seguía como albañil. Trabajaba con el Gallego Galicia, a la noche hacía rollitos de papel para las máquinas, pero no me alcanzaba la plata. Y un día viene Andrés “Cholo” Portarrieu, que era uno de los directivos de Arnaude, que había hecho una reestructuración, y lo traen desde De la Garma a Jorge Alonso para hacerse cargo acá de la campaña. Un tipo espectacular, sabía mucho también, pero no conocía los campos del partido. Así que Cholo le pide a mi papá si no me dejaba ir a mí por dos o tres meses, para acompañar a Jorge. Como era albañil, yo iba a estudiar al Comercial a la noche así que se me complicó para seguir estudiando. Justo se enfermó mi papá y me fui tres o cuatro meses a Trenque Lauquen a ayudarlo en el campo, y un día me vio allá Julio Draghi para empezar a trabajar con Sheriff. Ahí estuve dos años con Julio y luego, en diciembre, me fui a San Jorge donde viví cinco años, y mi hijo Manuel hizo la primaria en San Jorge. Pancho tenía un año. Era un ambiente muy lindo en San Jorge, el escritorio era el centro de reuniones, hasta hicimos un equipo de pato, fue una experiencia muy buena en un rigor muuuuy pero muuuuy marcado.

11

¿Emmanuel es el único que está con vos en la consignataria?

Sí. Emmanuel se recibió de economista, se fue a Chile, Venezuela, Puerto Rico y después Estados Unidos, en San Francisco, durante un año. Yo le había regalado, cuando se recibió, un máster donde él quisiera. En ese momento a Hardvard no podía porque los promedios no le dan o era muy difícil entrar, no sé bien; una universidad de Barcelona era la otra alternativa porque académicamente hablando era muy buena. Pero vino un amigo y averiguamos y el SEMA finalmente fue la mejor para que fuera. Y se fue. Después Patricio es ingeniero en sistemas, Francisco es administrador de empresas y Corina es diseñadora de indumentaria y licenciada en administración.

12

¿Las reglas que te impuso tu papá luego se las pasaste a tus hijos, o fuiste más flexible?

Distinta personalidad, pero no menos duro. No creo que haya sido menos duro. Eso sí, distinta personalidad. Papá era una persona extremadamente correcta con un estilo de vida inmutable. A papá no había nada que lo inmutara. Vivía para su casa, para el campo de él, para atender a mamá y a nosotros. Generoso como pocos. Pero era una persona inmutable. Sus costumbres, sus formas, su conducta no se la modificó jamás. Nunca vi que alguien lo haya hecho cambiar o correr un milímetro. Yo he sido más flexible, no sé si por la vida o qué. Pero sí, los valores fueron los mismos.

13

Tu viejo te marcó a fuego, ¿pero la abuela Corina…?

Sí. Pero la abuela en otra cosa. Papá no era un hombre de negocios, él era un productor nato. La abuela me marcó en otras cosas, la abuela me marcó en el cariño, en el afecto. Sin ser una persona cargosa ni nada por el estilo, pero me marcó en el afecto y en que en la vida había que mirar para adelante. En eso me marcó la abuela. O sea, que a la vida había que manejarla. Ella solucionaba todo, y el esfuerzo era lo que valía. No había mucha vuelta.

14

¿Cuando mirás para atrás, hiciste todo lo que querías, viviste como vos querías?, ¿y seguís viviendo como vos querías o como soñabas?

Fue muy generosa la vida conmigo. Sí, fue muy generosa. Sí, sí. Si bien yo miraba arriba. Yo tenía un pensamiento cuando era muchachito joven que soñaba con tener una casa grande, con muchas salas, muchas cosas. Y cuando fui a lo de Sheriff, que me ponen en un régimen estricto, recto, administrado, ahí fue más o menos. Voy a Azcona y ahí ganaba mucho dinero como comisionista, pero mucho dinero. Ahí donde estás sentado había un agujero en ese piso y yo tenía el dinero en una lata de leche Nido para comprar 129 hectáreas. Pero no las compré.

15

¿Por qué?

Firmábamos el boleto un 3 de enero, que era lunes, y el 23 de diciembre en un llamado telefónico me entero que Azcona se había fundido. Fui el primero que se entera, por una discusión con José Luis Trabasso, que era el gerente de Buenos Aires. Y ahí empezó todo el peligro para cobrar; me debían 611 mil pesos de dólar, eran muchas vacas porque las vacas valían 0.40/0.50 centavos de dólar. Eran muchas vacas y mucha plata. Así que con esa plata que tenía más la plata que había en el escritorio, que era mucha, y cobrado como pude, no sé los kilómetros que hice, una locura tremenda, terminé cobrando y le pagué a todo el mundo acá en Laprida, en tiempo y forma.

IMG_20231018_191034575

Te hago la última: ¿hoy de qué disfrutas?

Disfruto mucho cuando se sientan a mis hijos en la mesa. Es una cosa hermosa. Y los siete nietos. Es una cosa…que te diría que no hay un momento más lindo que ese. Como todo, disfruto de mi trabajo, disfruto de lo que soy y ahora disfruto de las vacas mías y de mi campo. Disfruto de todo eso. Eso es un placer para mí. Pero cuando vienen todos a mi casa, hijos y nietos, que es un despiole, que nos juntamos a almorzar, es para disfrutar totalmente. Te cuento algo más: Emmanuel cuando termina en el SEMA y me da los diplomas, cuando estábamos en el Hotel Continental me dice “papá, si me das trabajo me voy a trabajar con vos”. Mi mujer casi se desmaya, como cuando yo le dije a la mía que quería ser feriero. El hijo economista y quería vender vacas con papá. Bueno, pero hoy estamos codo a codo en el negocio. No disfruto de la angustia que la política en general nos hace vivir, que nos han hecho retroceder, no entiendo cómo no salimos a la calle para pedir que haya un cambio de paradigma. A eso no lo disfruto y me tiene preocupado, no me deja vivir tranquilo. Después, están mis cosas chicas, las cosas simples de la vida, son las que más disfruto. Mi madre siempre me decía, hasta el día en que murió, “Vos siempre tuviste suerte hijo, tuviste gente que cuando te ibas a caer te levantaban y te empujaban”. Y es cierto. Tuve siempre al lado gente de primera.

 

 

IFC Tecno

de los santos

SOLUCIONES METÁLICAS-01

rosetti2

tartuferi-banner-web

toro y gananor_Mesa de trabajo 1

gana trans

Próximos remates

WhatsApp Image 2024-06-24 at 08.36.22

WhatsApp Image 2024-07-01 at 20.05.23

WhatsApp Image 2024-07-11 at 18.14.48

WhatsApp Image 2024-07-10 at 10.42.39 (1)

WhatsApp Image 2024-07-11 at 18.13.52

WhatsApp Image 2024-07-10 at 12.54.28

WhatsApp Image 2024-07-02 at 11.06.31

 WhatsApp Image 2024-07-10 at 10.42.22

WhatsApp Image 2024-07-11 at 20.26.59

ferialvarez

la magdalena_Mesa de trabajo 1

WhatsApp Image 2024-07-05 at 15.25.04

Banner 324 × 250 px

Platino

Wallace

Peiretti

zelduar

Primera Info