banner_NHF_220x110

“Marita” Bustos: “Para mí el campo es un orgullo y lo que yo elegí es una elección de vida”

Desde muy chiquita acompañaba a su papá Víctor en todas las tareas rurales. Por supuesto, creció en el campo y luego trabajar allí se dio de manera natural en la estancia “La Tranquila”. Ama lo que hace, lo disfruta y le gustaría que más mujeres se sumen al campo. Desde la última exposición de Palermo, cuando fue nota en medios nacionales, su vida cambió bastante ya que se hizo más famosa, aunque su sencillez y su forma de ser no cambiaron, ni cambiarán jamás.

Actualidad 13 de noviembre de 2023 Darío Fariña Darío Fariña
MARITA5

POR DARIO FARIÑA. María Eugenia Bustos, “Marita” para todos, desde hace muchos años que vive y trabaja en el campo. Pero en la última Expo en Palermo ha experimentado grandes cambios en su vida, que la han fortalecido y le han permitido acompañar a las mujeres rurales en su lucha por el reconocimiento.

Le hicieron notas en los medios nacionales más importantes y saltó a la fama, una fama que no quiere porque a ella sólo le importa trabajar y disfrutar de lo que hace en el campo desde 2011. Es una trabajadora más, una más del equipo, que toma decisiones con firmeza, que la tiene clara en lo que hay que hacer con los animales, y junto con su pareja Juan Pellejero –también integrante del equipo de trabajo- forman un tándem, codo a codo, y se apoyan mutuamente.

MARITA2

Su padre Víctor (75) fue su maestro y ahora ella forma parte de un equipo de trabajo en una estancia olavarriense “La Tranquila”, en la localidad de Pourtalé. Se siente orgullosa de la labor que realiza cada día y anima a otras mujeres a no tener miedo de incursionar en el campo, ya que para “Marita” (36 años) es un trabajo hermoso, más allá de que ella lo vive y lo disfruta desde pequeña.

MARITA14

Finalmente, luego de varios encuentros que no pudieron concretarse antes por distintos motivos laborales, campoindustria.com pudo charlar con ella durante el Primer Encuentro de Mujeres Rurales en Red, que se llevó a cabo recientemente en la Sociedad Rural de Olavarría, para que contara más detalles de su vida.

¿María Eugenia, cuánto te ha cambiado la vida últimamente desde Palermo?

La verdad que mucho por las cuestiones de que tengo que hablar más, que no era lo que hacía habitualmente.

MARITA3

Bien, pero te ha cambiado...

Sí, la verdad que sí. Bien. Por el reconocimiento que se le dio a las mujeres y todas esas cosas lindas que nos pasan al grupo que estamos con Mujeres Rurales en Red, me fortaleció y las pude acompañar desde otro punto.

¿Cuánto hace que estás trabajando en el campo?

Yo nací y me crié en el campo donde estoy, pero desde el año 2011 estoy trabajando ahí en blanco, como mensual. Es la estancia “La Tranquila”, de Gonzalo Drobot.

MARITA8

¿Y cómo arrancaste? ¿Vos te criaste ahí, obviamente, así que era seguir haciendo lo que más te gustaba?

Sí, tal cual. Yo siempre fui una encantada de la naturaleza, de los animales, de los caballos más que nada. Y al estar ahí todo fue más natural. Que lo acompañara a mi papá primero, sin trabajar todavía, así como llevarme a querer conocer más de genética, más de ganadería, más de agricultura...estar metida en todos los rincones que me dejaban estar e incursionar desde chica en esas partes del campo tan lindas que tiene. Y después ponerlas en práctica cuando fui más grande.

MARITA10

¿Cómo es tu trabajo en el campo, en el día a día?

Yo me levanto a las seis, en esta época, para darle de comer a los animales. Tengo un hobby que es correr las pruebas de rienda, por lo que los caballos tienen otro cuidado y entonces tengo que darles de comer a la mañana, bien temprano, para cuando yo me voy a recorrer largarlas a que verdeen y después entrarlas cuando vuelvo. Primeramente hago eso y después salgo a recorrer. Recorrer le llamamos a andar todos los lotes y en las aguadas, hacer parcelas, cambiar animales de un lote a otro. El día que nos toca trabajar en la hacienda, trabajar en la manga y encerrar.

MARITA15

¿Quién te fue enseñando o fuiste aprendiendo mientras mirabas?

No, mi papá me enseñó todo lo que sé. Quizás no de la manera que se lo enseña a otro, ¿no? Pero mirás y aprendés, y las dudas que tenía se las preguntaba a mi papá, aunque él daba por sentado que por ahí algunas cosas yo ya las tenía que saber. Y yo quería que él me dijera, así lo estás haciendo bien, o hacelo así que lo vas a hacer mejor. Por lo que fue un largo proceso de aprendizaje con mi papá (Víctor). Mi mamá (Viviana Burnet), siempre lo digo, me dejó ser libre para decidir qué me gustaba. A ella primero mucho no le gustaba que yo estuviera haciendo esas tareas en el campo pero después se acostumbró y me dijo que sí, que hiciera lo que quisiera. Eso sí, me decía cuidate mucho, cuidate la piel, cuidate las manos.

MARITA23

¿Qué es lo que más te gusta hacer en el campo?

Salir a recorrer, atender las apariciones, las yerras. Trabajar en la hacienda me gusta mucho, lo disfruto. No es que solamente lo tomo como un trabajo, sino que lo disfruto. Además tenemos un equipo de trabajo muy lindo. Me gusta mucho también la parte de inseminación, hice los cursos y Matías Iturralde, el veterinario, me enseña mucho y aprendemos de hablar y de ponerlo en práctica. He aprendido un montón de cosas que me ha enseñado él y me gusta mucho lo que es la inseminación, la genética. Entonces, como que esa parte la re disfruto.

MARITA21

¿Qué cantidad de cabezas tienen en el campo, cuál es el rodeo?

En este momento hay más de 700 madres y entran algunas ahora, algunas 100 más para el año que viene. Y son casi 1.500 hectáreas por lo que hay que andar mucho para atender todo. Pero como dije antes hay un equipo de trabajo, sí. Está mi papá a la cabeza, como encargado. Está Juan Pellejero, que es mi compañero y además es mensual como yo, y está Matías Iturralde, que es el veterinario; también Sebastián Silveira, que es el chico que hace la parte de lo que es la siembra y los verdeos. Somos un lindo equipo de trabajo.

MARITA20

¿En Palermo fue una explosión, no?, porque te hicieron una nota que apareció por todos lados…

Sí, la verdad que no me lo esperaba. Fue una presentación con el presidente de la Sociedad Rural Argentina (Nicolás Pino) y con el grupo de mujeres rurales. Nos presentamos, todas las chicas que fuimos, y yo me presenté con mi nombre, mi apellido y mi ocupación, como se presentaron todas y a los cinco minutos tenía la gente de prensa de la Sociedad Rural, de Clarín y de Nación queriendo hablar conmigo y yo no entendía nada. Fue muy loco, digo, ¿no? Y las chicas, ¡dale, dale! ¿qué voy a decir? ¿qué hago? ¿qué tengo que hacer?. Todo eso me preguntaba, pero ellas me dijeron contá lo que haces, contá lo tuyo. Y lo tomé como un reconocimiento a un montón de chicas que hacen lo mismo que yo y que por ahí no se ven. Entonces, que no nos dé vergüenza decir que somos mensuales, que no nos dé vergüenza decir que trabajamos en el campo. Para mí el campo es un orgullo y lo que yo elegí es una elección de vida y si todos tienen un patrón como el mío que nos permite y nos da ese lugar de decir no tengo problema, el trabajo se hace igual. Así que vení y trabajamos juntos, no hay problema.

MARITA1

Además la mujer ha ganado un espacio, merecido por otra parte, muy grande en el campo. Hoy está mirada de otra manera en un ambiente que siempre fue machista.

Sí, la verdad que sí, en un ambiente machista. Mi papá tiene 75 años y es de los hombres que no puedo creer que no sea machista. Porque en ningún momento me negó la posibilidad de poder acompañarlo y hacer lo que me gustaba. Y a él le decían siempre, tendrías que haber tenido un hijo varón y tenés dos mujeres. Mi hermana (Cecilia) es cosmetóloga, teje en telar, es súper artesana, súper dedicada a otras cosas y yo no, yo elegí el campo y elegí acompañarlo a él y estar con él siempre. Mi papá está, no sé si orgulloso o no, pero siempre estuvo como a la defensiva de acompañarme y estar conmigo en mis decisiones.

MARITA4

¿Tu vida es el campo y será el campo toda la vida?

Sí, yo digo que no me veo en otro lugar que no sea el campo. Me gusta mucho, me gusta trabajarlo, me gusta estar, me gusta la paz que uno vive allí y que uno tiene ahí. Si bien por ahí hay cosas que son más difíciles, por ejemplo Juan Pellejero –mi pareja- tiene un hijo que está yendo a la escuela y hay que hacer algunos kilómetros para poder llevarlo. Pero él entró a trabajar en una estancia hace tres años. Así que él dice que acá es al revés, al revés de todos los casos.

MARITA12

¿Por qué?

Porque en todos los casos la mujer es la que está a la par del hombre y acá es al revés, él está a la par mía, pero somos equipo como digo siempre. Además de pareja, somos equipo de trabajo y eso es hermoso. Cuando llegamos a la casa se terminó el trabajo, cuando llegamos a la casa somos la pareja. Eso es lo importante, los dos sabemos diferenciar. Juan tiene sus dos hijos, está criándolos, porque los crió solo, que también quiere decir mucho para que entienda el rol de la mujer. El crió a sus dos hijos solo trabajando en un tambo y cuando se vino a vivir ahí conmigo al campo, los chicos tenían que seguir estudiando, ir a la secundaria y se hacen unos cuantos kilómetros para poder llevarlo a la escuela para que puedan terminar la secundaria. Yo siempre les digo que sigan estudiando y ojalá me hagan caso, ya que por más que nos cueste un poco más porque estamos en el campo, uno puede, tiene que poder. Yo pude estudiar gracias a mi papá y a mis patrones y eso me quedó grabado.

MARITA7

¿De qué te recibiste?

Ahora me recibo de licenciada en Administración Agraria. Me queda una materia nada más.

¿Y quizá venga algún hijo después para que siga el camino tuyo y el de Juan?

Está muy complicado ese tema por un problema de salud, pero no lo descarto todavía. Los médicos como que me lo dejaron a un costado por ahora.

MARITA27

¿Qué consejo le darías a aquella chica que por ahí mira el campo con ganas pero no se anima a ir a trabajar allí?

Que se anime, que le meta para adelante y que vea que en el campo hay un montón de cosas por hacer y que se puede. Que si querés, podés hacer lo que vos quieras y siempre respetando al otro, siempre respetando al de al lado, siempre respetando al de arriba, al de abajo, a todos. Siempre respetando se llega muy lejos, pero que no tengan miedo, que no tengan miedo porque se puede hacer un montón de cosas.

MARITA25

 

IFC Tecno

de los santos

SOLUCIONES METÁLICAS-01

rosetti2

tartuferi-banner-web

toro y gananor_Mesa de trabajo 1

gana trans

Próximos remates

WhatsApp Image 2024-05-10 at 08.07.56 (1)

WhatsApp Image 2024-05-15 at 17.10.35

WhatsApp Image 2024-05-17 at 12.41.51

WhatsApp Image 2024-05-16 at 14.51.24

WhatsApp Image 2024-05-13 at 15.15.21

WhatsApp Image 2024-05-16 at 15.05.04

WhatsApp Image 2024-05-16 at 17.26.23

ferialvarez

la magdalena_Mesa de trabajo 1

Banner 324 × 250 px

Platino

Wallace

Peiretti

zelduar

Primera Info